Artistas de Zimbabue convierten plantas invasoras en bestias fantásticas

  Mundo

Artistas de Zimbabue convierten plantas invasoras en bestias fantásticas

Un grupo de hermanos elabora esculturas de animales minuciosamente tejidas utilizando la lantana, considerada una de las cien peores plagas

Artistas de Zimbabue c (9101076)
El artista Joe Zata posa junto a las esculturas de dos jirafas.EFE

A lo largo de un camino polvoriento de Zimbabue flanqueado por casitas de ladrillo, chozas redondas con techo de paja y cultivos, dos jirafas permanecen inmóviles y sus largos cuellos se extienden hacia el cielo azul.

Pero estas jirafas no son reales: están minuciosamente tejidas con los tallos de una planta que constituye una plaga invasora en muchas zonas rurales del país africano.

maya

Las antiguas ciudades mayas estaban contaminadas con mercurio

Leer más

Esa planta, conocida como lantana, es ahora una fuente de ingresos y creatividad para una familia de artistas.

La lantana crece como un arbusto disperso con flores brillantes, hojas fragantes y tallos largos y retorcidos cubiertos de pequeñas espigas y hojas venenosas para el ganado, infestando la tierra en barbecho con matorrales impenetrables.

“La lantana está en todas partes y la gente no la quiere. Por tanto, trato de usar la lantana a través del arte”, dice Joe Zata, de 48 años, en su casa situada sobre un afloramiento rocoso en Domboshava, un distrito a unos 30 kilómetros al norte de Harare. Zata, artista desde hace 25 años, trabaja con sus tres hermanos.

Aunque algunas comunidades de la India utilizan lantana para fabricar muebles, al creador zimbabuense se le ocurrió la idea de emplearla durante un confinamiento por COVID-19 en Zimbabue en 2020.

“Sencillamente experimenté durante la COVID. Hice un elefante y lo vendí en una feria. Así fue como empecé”, recuerda.

Hoy día, él y sus hermanos venden dos o tres piezas al mes. Pueden ganar hasta 1.200 dólares estadounidenses por una sola obra.

La cifra1.200 dólares
pueden ganar por la venta de una sola obra. La planta le da ingresos a la economía familiar.

Esa es una pequeña fortuna en un país acosado por problemas económicos, incluida una inflación del 285 por ciento que ha erosionado mucho el valor del dólar zimbabuense.

La lantana, conocida en el idioma local shona como ‘mbarapati’, es originaria de la América tropical y, al parecer, se introdujo en el país desde la vecina Sudáfrica, adonde llegó por primera vez a través de la ciudad portuaria de Durban (este) en 1883 y floreció.

Durante el último siglo se ha extendido y convertido en una plaga en el sur de África. En 2001 fue catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como una de las cien peores especies invasoras del mundo.

Mundo_México_Dr. Simi_Peluche

Un peluche que alienta una gran historia

Leer más

Thomas Marambanyika, profesor titular en el departamento de Geografía y Sostenibilidad Ambiental en la Universidad Estatal de Midlands de Zimbabue, advierte de que la lantana amenaza la biodiversidad en áreas protegidas y no protegidas del país.

Además de servir a un propósito ambiental, Zata considera que su trabajo, que vende en Harare, es principalmente creativo. Pero hace falta mucho trabajo para que la lantana ceda a su visión artística. Para empezar, es necesario quitar las espinas de los tallos, que se dejan secar antes de que se puedan doblar y moldear.