Airbus y Neste se alían para desarrollar combustible sostenible para aviones

  Mundo

Airbus y Neste se alían para desarrollar combustible sostenible para aviones

Dicha propuesta podría ser la clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte aéreo

Guillaume Faury
En la imagen de archivo, el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury.EFE/EPA/Morris MacMatzen

El grupo europeo Airbus y el finlandés Neste anunciaron este miércoles 30 de noviembre un acuerdo para la producción del llamado combustible de aviación sostenible (SAF por sus siglas en inglés) y favorecer su utilización en el sector.

aeropuerto

“La reducción de la tasa Eco Delta en boletos de avión es en dos etapas”

Leer más

En el acuerdo, presentado en la sede de Airbus en Toulouse (sur de Francia), las dos partes ponen el acento en que el SAF constituye "una solución clave para ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte aéreo".

En la actualidad, este combustible sostenible, elaborado en parte con aceites de fritura y otros biocarburantes, representa menos del 1 % del que se utiliza en el sector de la aviación, donde domina de forma abrumadora el queroseno, un derivado del petróleo.

El consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, recordó que todos los aviones que ahora salen de sus cadenas de montaje están preparados y certificados para utilizar hasta un 50 % de SAF como carburante y que en la hoja de ruta del sector de la aviación para cumplir con las cero emisiones netas de 2050 habría que subir el peso del SAF al 10 % para 2030.

shutterstock_1841156473

Vuelos largos y niños llorones

Leer más

Faury dijo que la tecnología de los aviones "no es un factor que limite", sino que hay una diversidad de problemas, empezando por la disponibilidad de los volúmenes necesarios de SAF y a un precio asequible (ahora es muy superior al del queroseno).

El responsable de la sostenibilidad en Airbus, Nicolas Chrétien, en una línea paralela, puso el acento en que "el mayor reto es acelerar el aprovisionamiento de SAF, y también avanzar en la capacidad de los aviones para utilizar más proporción de ese combustible sostenible.

Porque -destacó- los aviones que se entreguen a finales de esta década seguirán volando en el horizonte de 2045-2050.