Moreno obtiene dinero con un interes comodo

  Actualidad

Moreno obtiene dinero con un interes comodo

El Banco Interamericano de Desarrollo dará 600 millones de dólares a Ecuador. A 25 años, con una tasa de tres por ciento.

Cita. Luis Alberto Moreno, presidente del BID, se reunió en Guayaquil con el presidente Lenín Moreno y otras autoridades del Gobierno ecuatoriano.

En el pasado, Ecuador obtuvo créditos a una tasa de interés de cerca del 11 %, por eso se vuelve hasta inédito que ahora consiga más dólares y que el precio de ese dinero sea solo de un 3 %. La diferencia es grande e importante, dada la situación económica por la que cruza el país.

El dinero vendrá de la mano del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y serán cerca de 600 millones de dólares, destinados para obras sociales.

El anuncio lo hizo el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, después de reunirse en Guayaquil con el presidente Lenín Moreno, el ministro de Finanzas, Richard Martínez y otras autoridades del Gobierno ecuatoriano.

En dicha cita, las autoridades dialogaron con el presidente del BID sobre el marco amplio de financiamiento y también de un apoyo y asistencia técnica. Es así que se trabajará en tres ejes: sostenibilidad, transparencia fiscal; competitividad y productividad, y el tercero es la protección a los ciudadanos más vulnerables y el desarrollo social.

En el primer punto, además del financiamiento, habrá varios mecanismos para transparentar la situación de las empresas públicas para identificar con claridad el catálogo de activos y oportunidades. Además de la cooperación en el mejoramiento de la institucionalidad y de la efectiva aplicación de la alianza pública privadas, explicó Martínez.

Se buscará transparencia y sinceramiento de las cuentas estatales con la credibilidad que garantiza el BID y una asistencia técnica de manera imparcial.

El tema de competitividad y productividad está vinculado a varios ejes. El primero, que es el paraguas de la agenda, es el proyecto de Ecuador productivo, sostenible y competitivo al 2030, que es un trabajo que se va a hacer junto al sector privado. Está también la ventanilla única para el inversionista y comercio exterior y un proyecto para mejorar la eficiencia en la tramitología.

En el tema social hay un préstamo de $ 100 millones para personas con discapacidad, otros $ 300 millones para el proyecto Casas para Todos, dijo Martínez.

Para el presidente del BID, es importante que Ecuador esté trabajando por estar insertado en la economía global, porque es la forma de crecer económicamente. Explicó que el BID desea hacer la inyección de dinero en la construcción de casas, porque ello genera empleo y mejora los encadenamientos productivos, con ello se toparía un 70 % del aparato productivo.

Luis Alberto fue enfático en decir que será necesario promocionar más al país, “la inversión no llegará de un día a otro, vendrá cuando vean las señales de cambio de atracción y protección de la inversión. Sin embargo, es importante el dinero que el BID ha destinado para las casas, porque va a atraer a otros inversores”. Según el principal del BID, por cada dólar que ellos prestan para las casas, se esperan atraer otros $ 3 de los inversores extranjeros.

Resaltó que también van a dar $ 250 millones para el Metro de Quito. En total serán cerca de $ 600 millones para este año para Ecuador, con un costo muy barato. Además, se hará un estudio, por ejemplo, para ver cuánto beneficia al Estado tener una empresa de telecomunicaciones o si debe vender esos activos para usar ese dinero en proyectos sociales.

El trabajo del BID en Ecuador

La misión

La misión del BID, de cooperación técnica para estudiar los activos del Estado, llegará la próxima semana al país. Hará un informe preliminar de la hoja de ruta a seguir.

Otros créditos

Aparte de los $ 600 millones que el BID prestará al país, habrá dinero para el sector privado ecuatoriano. Un ejemplo son los cerca de $ 200 millones para el puerto de Posorja.

Vulnerables

El BID está enfocado en cuidar a los más vulnerables, por ello considera que es válido pensar en qué se gasta cada dólar para no descuidar los sectores de salud y educación.