Moreno hace aportes al “Plan de Gobierno”

  Actualidad

Moreno hace aportes al “Plan de Gobierno”

Abonando el terreno para 2017. Desde Ginebra, el exvicepresidente Lenín Moreno aportó, a su movimiento Alianza PAIS, 23 reflexiones para la construcción de “nuestro Plan de Gobierno”.

Moreno hace aportes al “Plan de Gobierno”

Abonando el terreno para 2017. Desde Ginebra, el exvicepresidente Lenín Moreno aportó, a su movimiento Alianza PAIS, 23 reflexiones para la construcción de “nuestro Plan de Gobierno”.

Moreno, comisionado especial de la ONU para Discapacitados, llamó a la autocrítica. En una carta de cinco páginas esboza comentarios, sugerencias, preguntas y pensamientos. Lo hace como militante y como la carta más importante para las elecciones presidenciales del próximo año. Claro que nunca se presenta como candidato.

Lo que sí hace es aportar con ideas y sugerir cambios “que requerirán un trabajo más detallado de nuestra parte en los próximos meses”. Dicho plan, resalta, debe reflejar las visiones y necesidades de diferentes actores sociales y políticos, de las mujeres, jóvenes, médicos, campesinos, amas de casa y otros grupos para conocer y comprender sus demandas y ofrecer respuestas. Algo que la oposición dice que el actual Gobierno no hace.

Como autocrítica resalta la necesidad de diálogo: “El ejercicio de escuchar y comprender es fundamental para el fortalecimiento democrático de nuestro proyecto político”.

Para fortalecer a las bases, el exvicepresidente habla de emprender una “verdadera cruzada de formación política” que no sea una forma de adoctrinamiento. Está consciente de la urgencia de una nueva relación Estado-Sociedad que “debemos construir en el próximo período de Gobierno”.

En el documento dirigido a la secretaria de PAIS, Doris Soliz, reflexiona sobre la utilidad de contar con un balance de las elecciones seccionales de 2014. Ahí, el oficialismo continuó como la primera fuerza política del país; pero se le escaparon las principales ciudades.

Como en discurso de campaña electoral, Moreno discute la posibilidad de un acuerdo nacional por el empleo y la producción. Según él, la principal preocupación ciudadana es la situación económica. Aconseja apelar al sentimiento nacionalista que tienen pequeños, medianos y grandes empresarios.

Ese matrimonio con el sector privado, que le ha sido esquivo a Rafael Correa, se manifestaría, también, en la obra pública. La infraestructura instalada por el Estado debe ser operada por el sector privado. Deben activarse, sugiere, las inversiones que sostengan y diversifiquen el crecimiento de la economía, con soberanía y regulación del Estado.

Incluso menciona uno de los pendientes de la Revolución Ciudadana: la revolución agraria. Pide elevar la inversión en riego, mecanización, semillas e insumos para campesinos y medianos productores.

No deja cabo suelto. Reflexiona sobre la cultura, el fortalecimiento de la identidad nacional y el desafío ecológico.

Sus ideales, que espera tenga el próximo presidente, se centran en llegar a 200.000 estudiantes que se gradúen cada año y ofrecerles claras opciones de vida.

Sus coidearios Gina Godoy y Gabriel Rivera miran con orgullo, anhelo y optimismo el mensaje de Moreno. “Propende a profundizar la revolución”, esgrime Rivera, quien todavía lo ve como candidato para febrero; aunque no le quita mérito a otros oficialistas.