Morales y sus últimas tareas en la prefectura del Guayas

  Actualidad

Morales y sus últimas tareas en la prefectura del Guayas

Pese a la investigación judicial y la destitución que pedían sus coidearios, el prefecto siguió trabajando, especialmente fuera de Guayaquil

morales
El prefecto (c) junto a técnicos y autoridades de los cantones visitados el viernes, 20 de junio.Cortesía

Desde que se le impuso medidas sustitutivas a la prisión preventiva, en el marco de la investigación por irregularidades en las compras públicas de la prefectura del Guayas, el prefecto Carlos Luis Morales siguió desarrollando sus funciones normalmente. Sobre todo se dedicó a inspeccionar obras en caseríos, parroquias y cantones de la provincia.

Las últimas visitas realizadas por la autoridad, antes de su muerte, ocurrida este lunes 22 de junio, fueron los cantones Naranjal y Balao, para supervisar la ejecución de obras. El departamento de comunicaciones del Gobierno Provincial informó el domingo 21 de junio que "Su recorrido inició en el recinto Aguas Calientes, en la parroquia Jesús María, de Naranjal, donde se realiza el encauzamiento del río Tixay, para evitar el desbordamiento de sus aguas y la afectación de cultivos, especialmente de cacao".

"Desde que inicié mi administración he sido un prefecto de territorio, he estado en el campo escuchando las necesidades de mi provincia y atendiendo en la medida de las posibilidades", dijo Morales, tras reconocer que la pandemia paralizó todo, pero aseguró que está retomando sus compromisos.

El jefe del Gobierno del Guayas también visitó el recinto Cien Familias del cantón Balao e inspeccionó la vía San Carlos-Balao, que recibe mantenimiento. Allí Morales estuvo acompañado del alcalde Jonathan Molina.

Sin respaldo

obrita
Trabajos viales también fueron visitados por el prefecto en su última visita a los cantones.Cortesía

La agenda de trabajo del funcionario, desde el 4 de junio (cuando también se le impuso el uso de un grillete electrónico y se le prohibió la salida del país), se desarrollaba en paralelo al proceso que enfrentaba él, su esposa, dos de sus hijastros y otros funcionarios de la prefectura, por el delito de tráfico de influencias en la adjudicación de contratos durante la emergencia sanitaria.

Esta causa le estaba costando también una posible distitución del cargo, pues alcaldes del PSC, tienda con la que Morales llegó a la prefectura, decidieron quitarle el respaldo e impulsar la salida del mandatario guayasense.