Actualidad

Los mitos sobre la vacunación alargan la incidencia de la pandemia

Las creencias de quienes rechazan vacunarse complican la contención de la enfermedad. La ciencia les niega sustento y advierte del su peligro.

Vacunación y ausentismo
Expertos atribuyen parte del ausentismo ciudadano a los centros de vacunación a los mitos sobre sus supuestos efectos.API

No contienen microchips ni sustancias tóxicas que afecten a la salud de quien la recibe. Lo que sí existe es el riesgo de que quien no se inmunice, se enferme de la COVID-19 o contagie a otros familiares y amigos. Y, de esa forma, impida o dificulte contener la pandemia y dilate el regreso de la tan ansiada normalidad.

fff

Plan de vacunación: grupos que deberán acudir del 21 al 27 de junio del 2021

Leer más

Al igual que en otros países, en Ecuador existen personas que recelan de la eficacia de las vacunas y les atribuyen supuestos efectos negativos, de los que dicen haberse enterado por allegados o redes sociales. Y aunque la ciencia los ha desmentido, su incidencia se refleja en un ausentismo constante en los centros de vacunación.

“Si bien vacunarse o no es una decisión voluntaria, el que una persona no lo haga es algo que termina afectando a los demás”, dice la bióloga y magíster en Biología Molecular, Damaris Intriago. Basada en la ciencia, la catedrática e investigadora desvirtúa algunos de los mitos más comunes en el país.

1. “TIENEN CHIPS O SUSTENCIAS TÓXICAS”.

Este es uno de los mitos más populares, que nos ponen un chip o algún tipo de sustancia tóxica sobre todo con vacunas que se basan en esta plataforma de ARN mensajero. Lo cual es totalmente falso y es biológicamente imposible que esto pueda dañar nuestro ADN, que es otra cosa que la gente tiene miedo. El ARN mensajero es una molécula que lleva la información que le permite a la célula crear una proteína S que es la que usa el virus para infectarla. Pero no ingresa al compartimento celular donde está el ADN. No tienen contacto físico. Y pues a nivel de chips es totalmente falso, ninguna de las vacunas se basa en inyección de chips, la tecnología no está probada todavía para ese tipo de casos. Estamos hablando un poco de ciencia ficción.

2. "SI YA ME DIO COVID-19, YA NO NECESITO VACUNARME“

Eso también es falso, La Ciencia todavía está estudiando cuál es la robustez de la respuesta inmulógica que se genera luego de una infección natural. Pueden haber reinfecciones y llevar a casos severos, dependiendo del tipo de paciente. Entonces es recomendable que esa persona se vacune. Lo que se ha dicho es que al menos espere a que pase la cuarentena o el tiempo en donde puede transmitir el virus a otras personas y luego puede acceder a la vacuna. También es errado pensar que uno nace con inmunidad o puede generar defensas contra todo microorganismo que se pueda presentar. Eso no es así. Para eso existen las vacunas.

3. "HAY PERSONAS  QUE SE CONTAGIARON O ENFERMARON TRAS VACUNARSE"

Hay que tomar las noticias en contexto. Muchas veces, por ejemplo, en algunos casos de fallecidos en Europa, fueron incluso pacientes terminales, que obviamente tenían mucha más probabilidad de morir, pero no fue necesariamente por la vacuna en sí. En otros casos también hay personas que se han infectado luego de recibir la vacuna, pero era porque ellos pensaron que automáticamente tenían protección apenas la recibían, eso es falso. Los anticuerpos toman al menos dos semanas en ser producidos en el organismo. Por lo tanto si yo me vacuno, me descuido, no me pongo la mascarilla, me voy a una fiesta y todavía no tengo anticuerpos, me voy a infectar.

4. "FUERON ELABORADAS EN MUY POCO TIEMPO. AÚN NO ESTÁN TERMINADAS"

Hay que tomar en cuenta varios factores que promovieron que tengamos algunas vacunas en meses en vez de años. Uno de ellos que la tecnología de ARN mensajero, por ejemplo, ya estaba disponible desde hace más de dos décadas. La información estuvo disponible en meses. También el financiamiento, casi todos los países se volcaron a financiar el desarrollo de vacunas y de pruebas de diagnóstico. Y también el hecho de que muchos científicos dejaron sus proyectos de distintos temas y se volcaron a desarrollar este tipo de fármacos. No se han suprimido las fases y más bien se hicieron algunas en forma combinada o paralela. De todas formas todavía hay un seguimiento de farmacovigilancia en donde se puede monitorear efectos adversos.

5. SOLO LA VACUNA DE PFIZER ES EFICAZ. NO HAY QUE PONERSE ASTRAZENECA" 

La mayoría de vacunas, por no decir todas las disponibles, son capaces de reducir la probabilidad de muerte, lo cual es una gran ventaja, quizás en nivel de eficacia para reducir o prevenir la enfermedad haya algún tipo de diferencia, pero lo que indican los estándares internaciones es que al menos deben tener 50 % para ser aprobadas y la mayoría lo sobrepasa. En el caso de AstraZeneca hubo esta controversia sobre cuadros de trombosis que se dieron en ciertos pacientes en Europa. Son eventos muy raros, dos o tres casos por millón de pacientes. Son casos aislados y pueden haber ciertas situaciones en el paciente que lo predispongan. Pero sin vacunas tenemos casos de trombosis todos los años en todos los países.

El objetivo mínimoLo ideal sería vacunar al 100 % de la población. Por la emergencia, los países se han fijado al menos el 70 u 80 % para lograr inmunidad de rebaño. Ecuador lleva solo el 6 %.

Son mitos mal intencionados que se forman de la ignorancia que reina sobre todo en nuestra sociedad, porque no tenemos una cultura científica en donde las personas, antes de creer cualquier cosa que llegue a sus oídos, lo corroboren con fuentes confiables. Hay también grupos antivacunas que están tratando de engañar a las personas con argumentos descabellados.

Damaris Intriago