Las miradas vacías de cada cuatro años

  Actualidad

Las miradas vacías de cada cuatro años

En teoría, los planes de gobierno son el compendio de las propuestas de campaña, y no cumplirlo es causal de revocatoria de mandato. En la práctica, no se cumplen al pie de la letra

20201128_181600
La página del CNE reúne los planes de Gobierno de los aspirantes al sillón de Carondelet que están calificados y en firme.Alfonso Albán / EXPRESO

Las soluciones a los problemas del país. Los votantes ecuatorianos no pueden sentirse más afortunados o desafortunados (según quién y cómo lo vea) de contar con tantas opciones para salir de la crisis económica, generar empleo, impulsar la producción nacional, combatir la delincuencia, erradicar la corrupción y más. Así de esperanzadores suenan los planes de gobierno que presentan los binomios presidenciales ante el Consejo Nacional Electoral como parte de los requisitos para inscribirse y participar en los comicios del 7 de febrero próximo. Porque el papel aguanta todo y de la teoría a la práctica hay un abismo.

Screenshot_20201127-182006_Twitter

Lo que no entra en el debate electoral se queda en dimes y diretes en redes sociales

Leer más

Estos documentos reúnen el pensamiento de cada uno los candidatos, sus propuestas, sus fórmulas económicas, tributarias, sociales, educativas, sanitarias y más, que suelen quedarse en la mera formalidad de un requisito. No trascienden en el debate electoral público y privado. Y pese a que su contenido debe ser la guía base de la administración de los próximos cuatro años, tampoco son postulados que sus promotores cumplen al pie de la letra cuando llegan a la Presidencia.

Algunos son breves y otros extensos. Unos tienen gráficos que apoyan sus argumentos y otros son un chorizo de palabras que parece no tener fin. Unos, estructurados y con un orden lógico; otros, desordenados. Algunos, originales; otros, copiados. La diversidad de características solo refleja lo improvisados que son estos documentos y el poco peso que tienen para algunos candidatos.

No hay una visión integral de los planes de gobierno. Los partidos los ven como un requisito. Los ciudadanos no conocen de su existencia y potencia. Y el Consejo Electoral no lo ve como una acción de difusión.

Marcelo Espinel, director de proyectos de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo.

Lo que prima en la mayoría de sus hojas son los grandes enunciados que empiezan con verbos rimbombantes seguidos de grandes promesas con palabras rebuscadas y técnicas que, en algunas ocasiones, suelen omitir una parte sustancial: el cómo. Prometen hacer boyantes a las empresas públicas, ¿pero con qué dinero o plan de inversión? Vigilar la independencia de la Función Electoral, ¿pero es posible hacerlo, o sería inmiscuirse en otra función del Estado? Evitar la pérdida de miles de millones de dólares por la corrupción, ¿pero de qué manera?

Una cosa es decir lo que quieren hacer y otra es cómo lo harán, qué tan factible es y si está dentro de las competencias del futuro primer mandatario. De esta falta de sustancia adolecen algunas propuestas, lo que impregna a las promesas de dudas sobre si pueden o no hacerse realidad. Y la historia ha demostrado tristemente que una cosa es lo que se ofrece para llegar al poder y otra lo que se hace en el poder.

Desde que el incumplimiento del plan es causal de revocatoria de mandado, ha tomado cierta relevancia que no tenía... Lo deseable es que los planes sean realizados con la conciencia de lo que son

José Chalco, constitucionalista y catedrático universitario.

Esa realidad contrasta con el peso que deberían tener los planes de gobierno como un elemento relevante en las candidaturas. Es la hoja de ruta de los próximos cuatro años que plantea el candidato al que se le consignará el voto, y su incumplimiento es causal de la revocatoria de mandato de esa máxima autoridad. No conocer dichos planes, por lo menos las líneas generales, es como sufragar a ciegas y desconocer el derecho ciudadano de revocar el mandato a quien incumplió sus promesas escritas y firmadas. La realidad también nos dice que lamentablemente gran parte del electorado va a votar sin interesarse en los planes de gobierno de los postulantes.

EXPRESO revisó los 16 planes y resume (en el orden de su número de lista) sus objetivos generales. Es un acercamiento a las propuestas de trabajo que no pretende reemplazar el ejercicio de cada votante de leer los planteamientos del candidato de su predilección, o de todos si ese es su deseo, antes de ejercer su derecho al voto.

CNE- Reglamento- gasto- propaganda

La publicidad de los candidatos en redes sociales será imputada al gasto electoral

Leer más

Centro Democrático. El plan de Andrés Arauz es el único que contempla la convocatoria a una asamblea constituyente para “que redacte una hoja de ruta para el cambio y que ratifique aquellos lineamientos ya conquistados en el 2008”, aunque no precisa cuál es esa hoja de ruta. No solo eso, también propone integrar una Comisión de la Verdad con parámetros internacionales “para evaluar y hacer justicia frente a la violación de la Constitución y los derechos humanos”. El eslogan del candidato correísta es “recuperar la democracia, el Estado plurinacional e intercultural, la dignidad, el trabajo, una estructura económica y productiva sostenible y la soberanía para caminar hacia la construcción de la sociedad del buen vivir”.

Sociedad Patriótica. El candidato Lucio Gutiérrez establece como bandera fortalecer los recursos humanos del país con capacitación (que se traduce en educación), transformar el país y modernizar el aparato productivo. Habla de establecer un “modelo de educación moderno y funcional”, pero no lo detalla. De tomar decisiones para recuperar el dinero robado por la corrupción, pero no dice cuáles. También de someter a consulta popular los cambios para “asegurar un crecimiento sostenido y equilibrado”, pero no señala cuáles cambios, aunque más adelante habla de castigar con cadena perpetua a quienes roben dineros públicos.

Ecuatoriano Unido. Crear las condiciones para una vida digna es en resumen la máxima del plan de gobierno del candidato Gerson Almeida. Vida digna definida en el mismo documento como acceder a una serie de derechos básicos como la vida, la salud, la educación, alimentación, agua potable, trabajo y más. Es de los pocos que hablan de asumir una política de Estado de derecho a la vida desde la concepción, además de que toda cultura abierta a la vida supone eliminar cualquier forma de maltrato y exclusión, pero no dice si su pretensión es eliminarlos ni cómo.

Avanza. Las líneas de acción del plan de gobierno del candidato Isidro Romero tienen como base la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se resumen en alcanzar un Ecuador de bienestar económico y social, poniendo énfasis en la lucha contra la corrupción y fortalecer las bases democráticas del país. Si se toma la lucha contra la corrupción como ejemplo, el plan propone impulsar “las reformas necesarias” para la extinción de dominio de sentenciados por corrupción, pero no dice cuáles serían estas reformas.

He revisado algunos planes y sí parece que los hicieron para cumplir con lo que manda el CNE. Hay otros más interesantes. La mayoría de la ciudadanía no revisa los planes, ni vota por las mejores propuestas

Natali Becerra, consultora política.

Fuerza EC. La bandera del candidato Carlos Sagnay es sacar al país de la crisis económica, defendiendo la dolarización. Y en ese cometido, en el caso de ganar las elecciones, sintetiza su fórmula para crear empleo en tres sencillos pasos: reducir las tasas de interés, congelamiento de los impuestos y la eliminación de tributos en nuevos proyectos. Estas simples decisiones, a su criterio, crearán un efecto cascada, ya que al crear trabajo se reduce el desempleo y esto automáticamente bajará los niveles de delincuencia. Varios pájaros de un solo tiro. No solo eso. Al eliminar los procedimientos burocráticos costosos (no especifica cuáles) que impiden la creación de negocios, tal como propone hacerlo, “la creación de riqueza será inmediata”. También aboga por la cadena perpetua para los corruptos.

Izquierda Democrática. La hoja de ruta del candidato Xavier Hervas también tiene como base la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, y se fundamenta en tres metas paraguas: la reactivación económica; profundizar en la justicia social y recuperar los valores democráticos; la transparencia y lucha contra la corrupción. Es el único que aborda el tema del aborto y propone continuar el trabajo científico y técnico hacia la despenalización total, especialmente en casos de violación, incesto y malformaciones congénitas incompatibles con la vida. “Garantizando el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y a no ser violentadas en este proceso”.

Movimiento AMIGO. Pedro Freile, candidato presidencial, resume su máxima con estas palabras: “El fortalecimiento de la capacidad de resolver la sociedad, sus propios problemas, sin la necesidad de buscar o sostener el intervencionismo del Estado en todas las facetas de la vida pública, provocando el empoderamiento de los ciudadanos en la toma de decisiones que afecten sus vidas”. Si nos basamos en este postulado, es complicado encontrar con claridad cuál de los propuestas del plan en aspectos como la minería, agricultura, petróleo o las reformas al sistema electoral, ayudarán a los ecuatorianos a empoderarse de sus decisiones. Dentro del apartado de la seguridad social, la propuesta abarca otros subtemas como educación, protección a la familia y la lucha antinarcóticos.

Alianza Honestidad (Concertación - Partido Socialista Ecuatoriano). La propuesta del candidato César Montúfar empieza con una aclaración: “Este programa no propone una refundación del país, ni es una agenda demagógica de redención”. Dejando eso claro, el plan encuentra su base en tres banderas: conformar un pacto constitucional que establezca un Estado constitucional de derecho, alcanzar la garantía plena de los derechos humanos de todos los habitantes y estructurar una economía productiva, sustentable, solidaria e inserta en el mundo.

Carta- CNE- elecciones- Camacho

Decisiones del CNE inquietan a organizaciones de la sociedad civil

Leer más

Pachakutik. El candidato Yaku Pérez propone construir y fortalecer las condiciones para reorganizar la economía y la sociedad en torno al “amor, agradecimiento, complementariedad y cuidado de la vida”, para responder a las necesidades de salud, alimentación, educación, trabajo, seguridad social y vivienda. Propone combatir el desempleo con más trabajo, distribuir más y producir lo necesario, estableciendo una escala salarial que cubra las necesidades de la canasta básica con una escala móvil salarial y horas de trabajo, pero no define esa escala ni cómo se moverá.

Unión Ecuatoriana. El movimiento político confía tanto en la información de Wikipedia que su diagnóstico sobre la situación del país lo copió y pegó de esa web (ver subnota). El resto es la propuesta: un objetivo principal y 14 específicos. Unos cuadros con actividades e indicadores y ya está. Lo que quiere Andrade es lograr el Ecuador del futuro, libre de corrupción, con libertad económica, seguridad ciudadana y trabajo.

Lamentablemente, como es obligatorio presentar un plan, queda como parte del trámite. La ciudadanía no lee los planes. Si me preguntan si los indecisos deciden su voto con base en un plan, la respuesta es no

Daniel Molina, consultor político.

Democracia Sí. Gustavo Larrea espera llegar a la Presidencia con siete banderas: economía al servicio de la ciudadanía, desarrollo productivo sostenible y sustentable, un país de justicia y transparencia, reconstruir la paz para un país seguro, recuperar la salud y la seguridad social, una educación para nuestra realidad, y un nuevo modelo urbano.

CREO - PSC. El candidato Guillermo Lasso resume su objetivo para los próximos cuatro años en establecer una plena democracia con funcionamiento pleno de las instituciones y respeto a la libertad. Promover una economía abierta al mundo, fiscalmente responsable y que genere empleo.

SUMA. Guillermo Celi se aventura a la candidatura presidencial con cuatro metas generales que se resumen en establecer políticas públicas para dar solución a las necesidades más sentidas, orientar al Gobierno a una gestión eficiente, además de fortalecer la independencia de funciones y establecer un marco referencial para la gestión gubernamental.

Construye. El candidato Juan Fernando Velasco ve al país avanzando en tres ejes principales: económico, social y de seguridad ciudadana. Propone diversificar la estructura productiva del país para contrarrestar el desempleo estacional, pero no dice hacia qué sectores se diversificará ni cómo lo hará. Asimismo, plantea revalorizar al docente como “eje dinamizador del cambio en el paradigma educativo”, pero no especifica cómo se logrará dicha revalorización y cómo pretende que esta modifique el paradigma educativo. No solo eso. Busca “mejorar la vida de los ciudadanos y disminuir los costos de transacción a través de la digitalización de la moneda” y establecer un programa para fortalecer los servicios de transporte público en coordinación con los gobiernos locales, a través de una “moneda digital”.

Juntos Podemos. Paúl Carrasco concibe al Ecuador de los próximos cuatro años en cuatro palabras: “democracia para la conciencia”. Él lo entiende como el sistema en el que el ciudadano se empodera de sus derechos, los ejerce y cumple con sus obligaciones con el Estado. En ese camino propone incrementar del 53 % al 95 % el número de hogares con casa propia y digna que se encuentran en situación de extrema pobreza a 2025. ¿Cómo? Con programas de vivienda de interés social, pero no especifica cuántos programas, cuántas casas y dónde las construirá.

Alianza PAIS. El plan de gobierno de Ximena Peña omite (deliberadamente o no) los cuestionamientos de corrupción durante los 10 años de mandato del expresidente Rafael Correa, sentenciado por cohecho a ocho años de prisión y ahora prófugo de la justicia. Sí dedica algunas líneas a criticar el alejamiento del presidente Lenín Moreno y las deudas de su gestión. Con este detalle, ella resume su eventual administración en ocho banderas. Propone fortalecer la seguridad social pública, proteger la vida y el desarrollo de las capacidades de los jóvenes, impulsar un modelo de desarrollo económico, promover la igualdad de derechos, fortalecer la política exterior. En ninguna de estas propuestas ahonda en cómo lo hará.