Lo que no entra en el debate electoral se queda en dimes y diretes en redes sociales

  Actualidad

Lo que no entra en el debate electoral se queda en dimes y diretes en redes sociales

La discusión de temas relevantes, como el machismo y la dolarización, entre los candidatos no trasciende. Se quedan en acusaciones y críticas estériles

Screenshot_20201127-182006_Twitter
El candidato Guillermo Lasso en su reciente visita a Machala emitó unas declaraciones desatinadas.CAPTURA DE PANTALLA

Nada de frente. Las acusaciones, señalamientos, críticas electorales tienen una plataforma de desahogo: las redes sociales. Twitter, sobre todo, soporta la opinión de todos y entre ellos de los candidatos que descargan sus dardos contra sus adversarios transformando lo que debería ser un debate profundo en dimes y diretes.

CNE- Reglamento- gasto- propaganda

La publicidad de los candidatos en redes sociales será imputada al gasto electoral

Leer más

Una declaración del candidato presidencial por la alianza CREO - Partido Social Cristiano, Guillermo Lasso, trasladó a esta plataforma el debate de un tema importante que los políticos no tienen de frente. El aspirante en un intento de explicar cómo atraer inversión extranjera al país utilizó una desatinada analogía usando a las mujeres. “La chica tiene que vestirse elegante, arreglarse bonito. Y cuando esté bien vestida y bonita consigue novio. Ese es Ecuador, hay que vestir bien a la economía, hay que hacer bien las cosas”, es la frase que desató los comentarios.

Xavier Hervas, el aspirante presidencial de la Izquierda Democrática, respondió: “Misoginia innecesaria. Ecuador no necesita vestirse y arreglarse bonito. Necesitamos un verdadero plan de desarrollo económico, social y que enfrente la corrupción”. Mientras que la aspirante vicepresidencial por Avanza, Sofía Merino, reaccionó así:“¡No! Guillermo Lasso, lo que necesitamos las mujeres no es conseguir novio, sino autonomía económica, educación, igualdad de derechos y un gobierno que no cierre los ojos ante los altos índices de violencia. Usted de eso no entiende”.

Estos comentarios empujaron al postulante a salir con la misma arma, un tuit, a pedir disculpas, sin aprovechar el ruido para decir lo que hará por las mujeres. No quedó ahí. Algunos alfiles del candidato presidencial, a la carga en su defensa. Juan Pablo Hidalgo, aspirante a la Asamblea por CREO, puso el pecho al comentario de la secretaria nacional de Juventudes de la Izquierda Democrática, Verónica Carrillo. “Guillermo Lasso ha pedido disculpa por el comentario de ayer, como caballero que es, pero también esta otra manera de hacer política deja mucho que decir por parte de la Izquierda Democrática y sus “líderes””, comentó el joven político junto con una foto en la que se observa a la asambleísta y candidata a la reelección, Wilma Andrade, pateando el trasero descubierto de un monigote que representa a Lasso.

Reconozco que mis palabras en Machala causaron malestar en muchas mujeres, por lo que pido perdón

Guillermo Lasso, candidato presidencial de la alianza CREO-PSC.

Tanto trascendió el comentario que el apellido del postulante se convirtió en tendencia en Twitter. No fue el único.

Carta- CNE- elecciones- Camacho

Decisiones del CNE inquietan a organizaciones de la sociedad civil

Leer más

Poco después de que la frase de Lasso trascendiera, empezó a tomar fuerza la etiqueta #DesdolArauz. Tuit tras tuit que cuestionaban la postura del candidato presidencial del correísmo, Andrés Arauz, sobre la dolarización en un texto de su autoría titulado ‘Desdolarización mala. Desdolarización buena’. Uno de quienes usaron la etiqueta (que también fue tendencia) fue precisamente Guillermo Lasso: “La “desdolarización amigable” es un asalto al pueblo ecuatoriano. Eso es #DesdolArauz. No podemos permitir que los que representan al pasado pretendan regresar a destruir nuestros empleos, comerse nuestros ahorros y terminar de dañar la economía”, comentó el aspirante.

Fue un día electoral intenso en Twitter, a donde los candidatos prefieren empujar el debate que transforman en dimes y diretes.