Mina: “Vine para ser campeon mundial”

  Actualidad

Mina: “Vine para ser campeon mundial”

El boxeador ecuatoriano buscará hoy llegar a la final del torneo en Alemania. Con bronce asegurado, le reveló a EXPRESO su inspiración.

Mina: “Vine para ser campeón mundial”

Está tranquilo. Ayer, lo primero que hizo Carlos Mina, luego de asegurar el martes la primera medalla del país en un Mundial de Boxeo, fue levantarse y entrenar. Y es que “para los campeones no hay descanso”, dice. Hoy, a las 11:00, le espera Julio La Cruz, campeón olímpico de los 81 kg, por el paso a la final y rendirse no está entre sus opciones.

“Vine a este Mundial para ser campeón del mundo; sin embargo, si llego a fallar quiero que sepan que deben estar tranquilos porque lo voy a dar todo” le dijo Mina ayer a EXPRESO, desde Alemania, luego de quedar listo para la pelea.

El tricolor y el cubano se han enfrentado ya tres veces con balance positivo para La Cruz de 2-1. Mina lo venció solo en una Serie Mundial.

El ecuatoriano es sincero. Dice que Shabbos Negmatulloev, de Tayikistán, el rival que tuvo que vencer para llegar a la pelea de hoy, le “partió la madre”, pero ya está “activo”. Las experiencias que vivió de mayo a julio, cuando entrenó en el gimnasio de Floyd Mayweather, en Las Vegas (EE. UU.), le ayudaron a ganar el nivel que está demostrando. “Veo el boxeo con otra óptica. Todos mis rivales han tenido estilos distintos... Ahora soy más paciente y estudio cada movimiento”, señala.

Detrás de ese aspecto de hombre rudo que da el box, Mina tiene alguien que con solo oír su voz le baja la guardia: su madre, Cruz María Mina, quien a diario le escribe.

El boxeador le compartió a EXPRESO algo muy íntimo: el último mensaje de voz que ella le envió y que hoy será su motivación. “Échale pa’ lante Carlos, no desmayes. No pierdas la fe y la esperanza. Cuando subas al ring, encomiéndate a Dios, la Virgen de Guadalupe y el Señor del Gran Poder. Eso es lo único que debes tener en la mente cuando estés allá arriba, ya después que venga lo que venga. Vas a ganar y a traer ese oro. De todo corazón, sí quiero que traigas la medalla y se la restriegues a quienes algún día no dieron ni un centavo por ti”. Mina al oír eso enmudece. Traga grueso y se jura traer la presea.