Los militares se ponen en fila

  Actualidad

Los militares se ponen en fila

Las filas, de entre 300 y 500 personas en cada lugar, se formaron ayer en los exteriores de las oficinas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Issfa) en Quito, Guayaquil, Cuenca y otras ciudades. Militares y pensionistas hacían cola por un pré

Guayaquil. A las diez se acabaron los cupos para hacer préstamos. Solo pudieron entrar cien de las más de trescientas personas que comenzaron a hacer cola desde la madrugada del lunes.

Las filas, de entre 300 y 500 personas en cada lugar, se formaron ayer en los exteriores de las oficinas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Issfa) en Quito, Guayaquil, Cuenca y otras ciudades. Militares y pensionistas hacían cola por un préstamo quirografario.

“Jamás había ocurrido esto”, espetaba indignado el militar retirado Jorge Márquez Triviño, de 62 años. A las 10:00, él estaba en los últimos 30 lugares de una columna que no se movía y que daba vuelta a la manzana, en el centro de Guayaquil.

Llevaba tres horas en la columna que se formó al amanecer del martes, aunque los préstamos comenzaron a entregarse ayer, después de cinco meses de suspensión por la falta de liquidez en la entidad. La causa: El Estado adeuda 437 millones de dólares y, por ello, desde septiembre, el Issfa destina solo dos días para recoger las solicitudes.

En Guayaquil se entregaron ayer 100 cupos. Quienes esperaron entre 25 y 30 horas tuvieron una respuesta positiva. Los demás seguían confiando en que los 21 millones de dólares, que el Instituto destinó para los préstamos, alcancen para todos. Las solicitudes se reciben hasta hoy. El 10 de octubre se atenderá a las personas de la tercera edad.

Márquez estaba entre quienes decidieron quedarse afuera de la oficina del centro, uno de los tres lugares en los que se entregan préstamos en Guayaquil. En los otros dos que recorrió antes (FAE y Base Naval sur) había más gente que pernoctó en sillas o sobre cartones, que le recordaron las imágenes de antaño, de las largas filas afuera de las oficinas del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

El sargento Carlos Escandón, uno de los militares activos que hacía fila con Márquez, estaba decepcionado porque no logró hacer el trámite por internet a pesar de las muchas horas que pasó en el computador. “Tenemos cinco meses esperando por los préstamos”, dijo.

En las filas también hubo personas que no reciben el dinero a pesar de tener un crédito aprobado. Uno de ellos es Pedro Cando, de 72 años, suboficial retirado de la FAE hace 20 años.

Él llegó a las 06:00 a la matriz del Issfa, en Quito. Tenía el turno 350. Esperaba recibir 2.000 dólares del quirografario que quedó pendiente en abril. Detrás de él, más de 100 personas.

El Issfa informó ayer, mediante un comunicado, que a través de ventanillas a nivel nacional y servicios en línea concedió 3.287 créditos por un total de $ 23´365.399,90.

En la matriz hubo quejas de jubilados que no alcanzaron a obtener créditos. En la mayoría de las 26 agencias del Issfa a nivel nacional la gente pernoctó o madrugó para hacer fila.

En su boletín, la entidad expresó sus disculpas por los inconvenientes presentados. De su lado, el ministro de Defensa, Ricardo Patiño, informó en su cuenta de Twitter que ha dispuesto que se corrija de inmediato el procedimiento de turnos para la entrega de préstamos.

“El director del Issfa pedirá disculpas públicas por la mala atención que se ofreció hoy (ayer) en las oficinas y sancionará a sus responsables”, escribió.