Un mes de crisis en Bolivia

  Actualidad

Un mes de crisis en Bolivia

La protesta social se originó tras los comicios del pasado 20 de octubre que dieron como ganador a Evo Morales.

Protesta de los partidarios del expresidente boliviano Evo Morales, el miércoles, durante El Alto.

Bolivia cumplió el miércoles un mes de protestas, en medio de la peor crisis política y social de su historia, que ha dejado alrededor de 30 personas fallecidas. Tras elecciones fallidas, la renuncia del presidente y el escaso apoyo al gobierno interino, la pacificación aún es incierta.

▶ Lee también: La crisis en Bolivia sigue sin tener solución

Elecciones

Los comicios del 20 de octubre estuvieron plagados de denuncias de un posible fraude a favor de Evo Morales, lo que derivó en protestas callejeras y huelgas. Hasta el momento según datos oficiales han muerto al menos 27 personas en enfrentamientos entre manifestantes y agentes del orden.

Protestas

Al día siguiente de las elecciones, el 21 de octubre, comenzaron las protestas a favor y en contra de Morales. Tras la publicación del informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los comicios las manifestaciones se desbordaron, principalmente en La Paz y en Cochabamba.

Renuncia

Tras la auditoria de la OEA, que señaló “graves irregularidades” en las elecciones del 20 de octubre, Morales ofreció nuevas elecciones, pero las Fuerzas Armadas y la Policía le “sugiriesen” que renuncie para pacificar el país, y luego anunció su dimisión, lo que sumió al país en un grave vandalismo callejero.

▶ Lee también: Ecuador avala al gobierno interino de Bolivia

Sucesión

En medio de la crisis social y política, por la ausencia del vicepresidente y de la cadena de mando, quienes renunciaron junto a Morales, la senadora opositora Jeanine Áñez, en calidad de segunda vicepresidenta del Senado, asumió la Presidencia interina de Bolivia. La sucesión fue avalada por el Tribunal Constitucional y desde el 12 de noviembre permanece en el cargo interinamente.

Presidencia

Los Gobiernos aliados a Morales calificaron su renuncia de un “golpe de Estado”, por tanto no reconocen la presidencia interina de Áñez, pero gran parte de la comunidad internacional sí la aceptan. El propio expresidente boliviano, desde que llegó a México (12 de noviembre) ha denunciando a través de Twitter el “golpe de estado” en su país.

▶ Lee también: ¿Quién es Jeanine Áñez, la mujer que ocupa el lugar de Evo?

Convocatoria

Desde que Áñez asumió la presidencia asumió la misión de convocar a elecciones, pero todavía Bolivia no encuentra una salida a la crisis política. Partidarios de Morales continúan presionando en las calles la salida del gobierno interino. Ayer, al cumplirse un mes de los fallidos comicios, el gobierno envió al Congreso un proyecto de ley para convocar a elecciones generales.