Actualidad

Mercado de valores y riqueza

Desde el 2 al 6 de octubre las autoridades de control del mercado de valores de varios países de la región se han propuesto realizar una serie de programas con el ánimo de difundir la utilidad de este mercado para las economías de nuestros países, en especial para el financiamiento del sector productivo.

Además de la virtud antes anotada, creo que existen dos elementos esenciales del mercado de valores en beneficio de la sociedad. En primer lugar este es el único mecanismo exitoso probado para lograr la masificación de la propiedad de los medios de producción, y con ello alcanzar una mejor distribución de riqueza.

Los socialistas preconizan cada día la necesidad de alcanzar una mejor distribución de riqueza, y si en verdad lo desearan con fervor, la manera de hacerlo sería impulsar el capitalismo popular, que no es otra cosa que permitir que la mayor cantidad de ciudadanos acudan al mercado de valores a comprar -en función de sus posibilidades- acciones de empresas.

La sola posibilidad de que un ciudadano común pueda recibir una ganancia en la forma de dividendos o la apreciación del valor de una acción, le permite lograr progresivamente ser menos vulnerable.

Por otra parte su portafolio, aunque este sea pequeño, le ofrece una cobertura frente a los ciclos económicos. La otra gran ventaja del mercado de valores es que la dinamia que produce la interacción entre empresas receptoras de financiamiento e inversionistas, rápidamente se ve reflejada en la formación de nuevas plazas de trabajo.

Bastaría simplemente echar una mirada a las empresas de las grandes economías para darse cuenta de que aquellas que generan la mayor cantidad de empleos cotizan en bolsa, y por otra parte, aquellas que empiezan a despegar como exponentes de la “nueva economía” buscan la bolsa.

Sin embargo, acudir al mercado de valores exige gran responsabilidad en el caso del empresario, pues se es depositario de la fe pública y de la confianza de los inversionistas, en especial de los más pequeños.

El mercado de valores es un instrumento de desarrollo, ojalá el nuevo gobierno comparta esta visión.