Actualidad

Todo lo malo se va a la hoguera

Lesiones, derrotas y retiros quemarán los deportistas este año, aunque también se desharán de cosas buenas por abundancia.

Referencial. Algunos atletas destacados hablaron con Expreso para contar cuáles fueron sus peores momentos.

No hay derrotas sin aprendizaje. En eso coinciden los atletas de élite Carlos Mina (boxeo), Samantha Arévalo (natación), Angie Palacios (levantamiento de pesas), Andrés Benenaula (motocross), Carlos Granja (escalada) y Claudio Villanueva (marcha) a la hora de preguntarles qué situación deportiva negativa o deseo en especial quemarán este año que está a menos de 24 horas de fenecer.

Y es que en la competencia, el 2017 fue crucial. Año de Torneos Mundiales, Latinoamericanos y Juegos Bolivarianos. Estos últimos, primera cita del ciclo olímpico, tuvieron un alto nivel y por ende una mayor exigencia por empezar con pie derecho el camino a Tokio 2020.

Se perdieron medallas, hubo retiros y varias desilusiones, como la que vivió Mina en el PreMundial y Mundial de Boxeo este año. “Sí, fui plata y bronce, respectivamente, pero pude darme cuenta una vez más de que existe el favoritismo de los jueces a nivel global por las grandes potencias. Yo pude haber sido campeón este año”, manifiesta aún desencajado.

En marcha, Claudio Villanueva borraría su participación en los Bolivarianos, donde fue tercero. “El golpe de calor que me dio me hizo olvidarme de todo. Estuve para más”, aclara.

Finalmente la pesista Angie Palacios y la nadadora de aguas abiertas Samantha Arévalo quemarían la inmadurez y la duda en varias de sus respectivas pruebas del año.

Mientras que el escalador Carlos Granja y el motociclista Andrés Benenaula sostienen que no solo lo malo debe quemarse, sino también las cosas buenas “para así hacer un borre y va de nuevo, comenzar de cero y exigirse más”.

Sea lo que sea, todos este año lograron cosas importantes para el país y de seguro vivirán un mejor 2018.

Deporte y superación para el 2018

Malos arbitrajes

Carlos Mina, Boxeador

“Este año me pasaron cosas malas que no me permitieron disfrutar la medalla de oro en el PreMundial (2°) y en el Mundial de Boxeo (3°), todo debido a los malos arbitrajes, de ahí que quemaría el favoritismo de los jueces en las competencias. Además me desharía de las falsas promesas de dirigentes y empresa privada”.

Indecisiones

Samantha Arévalo, nadadora

“Antes de conseguir el vicecampeonato mundial de natación (aguas abiertas) este año, me replanteé seguir o no en el deporte. Cuando eres joven y no te salen las cosas sueles cuestionarte, pero inmediatamente el tiempo me dio la respuesta. Creo que ese pasaje lo quemaría. Fue la única vez que me pasó”.

Dolor físico

Claudio Villanueva, marchista

“Me quemaría a mí mismo y a lo que me pasó en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta (tercer lugar, bronce, en los 50 km marcha). Un golpe de calor en plena competencia me jugó una mala pasada y afectó mi rendimiento. Llegué muy bien preparado, la medalla era para mí, pero nadie está exento de un quebranto de salud. Sin embargo, eso me inspira a más”.

La inmadurez

Angie Palacios, pesista

Creo que me faltó dar un poco más. No di todo. El ser tricampeona mundial y panamericana prejuvenil no me alejó de tener comportamientos inmaduros propios de alguien de mi edad (17) y distraerme en otras cosas. Eso quemaría. Además de una lesión en la espalda que no me dejó rendir al 100 % en el Mundial Sénior”.

La moto

Andrés benenaula, motociclista

“De lo primero que me desharía sería de mi moto, la misma con la que este año logré el bicampeonato latinoamericano, porque espero una para 2018... Así lo exige mi deporte; con nuevas partes y modificaciones. Quemaría también los equipos, ropa, casco, todo para en el 2018 traer nuevos, mejores y más llamativos. Todo para ser mejor”.