En lugar de ‘Avengers’, se disfrazan de santos

  Actualidad

En lugar de ‘Avengers’, se disfrazan de santos

La iniciativa se denomina ‘Holywins’ y consiste en disfrazarse de un beato. Un movimiento católico espera que la propuesta llegue a más parroquias del país.

Representación. Entre los santos que caracterizarán los pequeños, figuran la Inmaculada Concepción, san Francisco de Asís y santa Rosa de Lima.

El 31 de octubre de 2018, Luiggi Resse, de 10 años de edad, decidió disfrazarse del popular superhéroe de ficción, Batman. Este año, en cambio, dejará de lado su característica máscara y capa oscura, y en su lugar lucirá un rosario y una sotana blanca, puesto que personificará a san Juan Pablo II.

Junto con Resse, más de cincuenta niños, pertenecientes al movimiento pastoral ‘Niños para Cristo’, de la parroquia san Alberto Magno, situada en la urbanización La Joya (Daule), replicarán su idea: caracterizar a un santo en lugar de un personaje infantil, de terror o cualquiera de los integrantes de la famosa saga de Marvel, ‘The Avengers’ (Los Vengadores).

La acción obedece a ‘Holywins’, una iniciativa (originaria de París) que se desarrollará en algunas parroquias del país y que consiste, además, en motivar a los niños y adolescentes a recordar las enseñanzas de los beatos a través de una serie de dinámicas y juegos en el día de Hallowen, a celebrarse mañana.

Están entusiasmados. Durante cada reunión, cumplida en una de las salas de la iglesia, intercambian ideas y los acontecimientos importantes de cada santo que simbolizan.

▶Leer: El comercio teme por un Halloween de terror

“Era una mujer muy bonita y tenía una vida entregada a Dios. Además, fue la primera santa de América”, comenta Nadia Quimis, quien representará a santa Rosa de Lima.

La pequeña ya luce la indumentaria representativa de la beata, compuesta por una túnica blanca con capa y velo negro, que hacen juego con una corona de flores que adorna sobre su cabeza.

Por su parte, Resse argumenta que escogió personificar a san Juan Pablo II porque quedó sorprendido cuando el pontífice polaco, hace 38 años, perdonó al turco Ali Agca, luego de que este le propinara cuatro disparos mientras cruzaba por la Plaza de San Pedro, en la Ciudad del Vaticano. Su elección se sumó a “la devoción que él le tenía a la Virgen de Czestochowa y también porque visitó Ecuador, ¡fue alguien admirable!”.

La Madre Teresa de Calcuta, san Francisco de Asís, santa Narcisa de Jesús, san José y un puñado de ángeles, serán parte del abanico de representaciones católicas que personificarán los infantes.

Sin embargo, para Janeth Hernández de Moncayo, encargada de dirigir a los más pequeños de la agrupación, subraya que la finalidad de la actividad es enseñarles a los niños el verdadero significado de Hallowen y de celebrar no la muerte, sino la vida.

“Queremos combatir eso y que los niños se diviertan, que no necesiten la imagen de Hallowen para divertirse”, añade.

Con ella coincide Gioconda de Hidalgo, madre de tres niños participantes, quien aspira que esta propuesta se convierta en la razón principal de celebrar Hallowen, una fecha a la que considera una fiesta pagana.

“Qué mejor manera de tomar a los santos como inspiración y regresar a la que es fecha del Día de los Santos. ¿En qué momento se desvirtuó? No lo sé, por eso los padres estamos en la lucha de heredarles la fe, incentivar la cultura católica. No podemos cambiar el mundo, pero sí podemos cambiar a nuestra familia”.

Surgió en Europa y se extiende

La iniciativa surgió en 2002, en París (Francia). Desde entonces diversas arquidiócesis francesas y españolas acogieron la idea y la replicaron en sus comunidades de fieles, no solo hacia los niños, sino también a los jóvenes. María Fernanda López, directora del movimiento ‘Niños para Cristo’, agrega que en el marco de ‘Holywins’ se desarrollan vigilias y oraciones junto con los padres de los niños. Además, subraya que estas acciones favorecen a que los pequeños redescubran la belleza de la formación cristiana y celebrar la vida.

Así lo corrobora el padre de origen español, Alfonso Avilés, párroco de la iglesia: “Los santos del cielo son muchos mejores modelos que ninguna otra cosa en este mundo. Que se disfracen de ellos es una ilusión de que los imiten y lleguen al cielo”.