‘Quo vadis’ America Latina

  Actualidad

‘Quo vadis’ America Latina

Un profundo y ascendente malestar recorre América Latina y el Caribe- ALC, que desde hace poco tiempo se expresa con creciente intensidad, por diferentes motivos, ante la incapacidad manifiesta de la inteligencia estatal, con una duración prolongada y violenta de movilizaciones y en diferentes países; y no es otra cosa que las protestas sociales que proliferan en la región. Actualmente, en Chile, Ecuador, Bolivia, Colombia y Haití; en el pasado reciente, en Argentina, Brasil, Nicaragua, Hondura y Venezuela. En los primeros, por motivos como incremento del precio del pasaje del metro, fraude electoral, supresión de subsidios a los combustibles, recursos para la educación, o incapacidad relativa de un gobierno, entre otros pábulos. Se han producido grandes movilizaciones policlasistas acompañadas por un alto nivel de violencia de la fuerza pública y de los manifestantes, con actos de vandalismo y destrucción de bienes públicos y privados; y elevados números de detenidos, heridos, pérdidas económicas, pero con bajo número de muertos. La gran pregunta es ¿por qué se están produciendo estas conmociones políticas y sociales en la región? Hay múltiples respuestas de acuerdo a la cosmovisión, formación ideológica y alineación política del que responda: 1.- Históricamente, las protestas político-sociales en ALC buscan motivar a la ciudadanía- no son ni una procesión peor una romería- y cambiar o sensibilizar a un poder intolerante y poco acostumbrado a negociar o ceder a las demandas de los grupos sociales subalternos. Nunca ha existido la cultura del diálogo, negociación y de respeto al disenso. 2.- El presidente Piñera admite a diario El País, que “no supimos entender el clamor por una sociedad más justa e igualitaria”. Lo que nos lleva a plantearnos el problema de la desigualdad existente en ALC, más allá de la pobreza que nos muestra una situación de carencias, mientras la primera nos programa a saber por qué se produce y profundiza como relación social y bloqueo a capacidades. Somos la región más desigualitaria del mundo. 3.- En ALC las frustraciones sociales de grandes sectores poblacionales van más allá de la economía.