Actualidad

Las ‘patas flojas’ del CNE antes de elecciones

Caminan llenos de incertidumbre. A cinco días de que se inicie la inscripción de candidaturas, las organizaciones políticas mantienen dudas sobre el manejo de, al menos, tres temas importantes para las elecciones de febrero.

Juan Pablo Pozo, presidente del CNE, anunció que, una vez que se haga la convocatoria a elecciones, el martes próximo, el pleno del Consejo Electoral se reunirá para definir a qué organismos internacionales se enviará la invitación para que estén presente

Caminan llenos de incertidumbre. A cinco días de que se inicie la inscripción de candidaturas, las organizaciones políticas mantienen dudas sobre el manejo de, al menos, tres temas importantes para las elecciones de febrero.

El primero podría ser resuelto hoy, en Guayaquil. El Consejo Nacional Electoral (CNE) entregará a los partidos y movimientos la información del registro electoral que será usado en los comicios de 2017.

“Más vale tarde que nunca”, dijo ayer el asambleísta de Sociedad Patriótica, Gilmar Gutiérrez, quien aseguró a EXPRESO que esa data, que contiene el nombre de 12,8 millones de votantes, fue solicitada varias veces para su revisión.

“Cotejar todos los nombres para constatar que ya no hay muertos votando va a ser muy complejo. Pero lo vamos a hacer y espero equivocarme y encontrar un registro depurado”, manifestó Gutiérrez.

Esto contradice a las afirmaciones de las autoridades electorales. El CNE sostiene que en el proceso de depuración del registro se incluyeron observaciones de 14 organizaciones políticas que habrían participado en esta etapa del seguimiento y auditoría.

Un segundo aspecto que mantiene en zozobra a los grupos políticos es: ¿cómo avanza la construcción del sistema informático ‘soberano’ anunciado para las elecciones de presidente, asambleístas y parlamentarios andinos?

Fausto Camacho, del Observatorio Ciudadano Electoral, dijo a este Diario que para evitar suspicacias se debió invitar a los técnicos de las organizaciones políticas para que conozcan, desde el inicio, el desarrollo del sistema.

“El sistema que se va a usar tiene que probarse, tantas veces como sea posible y estando a cuatro meses de las elecciones las pruebas deberían empezar ya. Si no lo hacen hay riesgo de que falle como en otras oportunidades”, puntualizó Camacho.

El punto tres que preocupa es la observación internacional. La oposición plantea que los delegados lleguen al país antes de las elecciones del 19 de febrero. Quieren que constaten, por ejemplo, el supuesto uso de recursos públicos en la campaña oficialista.

La respuesta del CNE ha sido, hasta ahora, un no rotundo. El argumento es que en ninguna elección del mundo, los observadores llegan con meses de anticipación. Su labor se limita a los días previos y al día mismo de la elección.

Juan Pablo Pozo, presidente del CNE, anunció que, una vez que se haga la convocatoria a elecciones, el martes próximo, el pleno del Consejo Electoral se reunirá para definir a qué organismos internacionales se enviará la invitación para que estén presentes en el país.

Gutiérrez y Camacho coinciden en que hay un cuarto aspecto que inquieta a las organizaciones, a pocos días de iniciar el proceso de inscripción: la desconfianza.

“Esta nace desde cómo se eligió al presidente del CNE, pasando por resoluciones parcializadas y el origen de los integrantes de esta función”, explicó Camacho. CRR