‘Non stop’ en la obra del IESS

  Actualidad

‘Non stop’ en la obra del IESS

Tardaron cinco años en poner dos piedras y ahora, en cinco meses, han levantado ya tres pisos.

Trabajos. Camiones, hormigoneras y albañiles operan durante las 24 horas del día. El turno de la noche va desde las 19:00 hasta las 07:00.

Tardaron cinco años en poner dos piedras y ahora, en cinco meses, han levantado ya tres pisos. Las obras del hospital del IESS en Los Ceibos de Guayaquil avanzan a un ritmo vertiginoso que no entiende de horarios. Unos focos enormes, potentes y de luz blanca hacen de sol cuando dan las siete de la noche. A esa hora, los trabajadores de la mañana se van a descansar y comienza la jornada de 12 horas para los del segundo turno.

Así es como transcurren los días de trabajo, según los albañiles que se encargan de levantar los siete pisos de las seis torres médicas que tendrá el hospital, de acuerdo con lo proyectado.

Los 1.200 trabajadores a los que da empleo la construcción, conforme a las estimaciones de los mismos obreros, se dividen en dos turnos. De 07:00 a 19:00 y de 19:00 a 07:00. EXPRESO consultó a varios de los hombres que salían de la obra con la piel quemada y el aspecto desgastado tras las 12 horas de trabajo. Ninguno quiso identificarse, ni con nombre, ni con cargo, ni de ninguna forma. Ni siquiera los comerciantes que refrescan a los obreros fuera del perímetro de la construcción. “Al que protesta, lo botan”, contaba uno, tras reconocer con resignación que cobra 2,25 dólares por hora de trabajo. Es lo mismo que todos los demás, sin importar el sobretiempo o el trabajo nocturno, según su versión. Eso suma unos $ 650 al mes, trabajando 12 horas diarias de lunes a sábado.

EXPRESO consultó ayer por la tarde al IESS si esas eran las condiciones de trabajo que se ofrecían en la construcción del hospital, planificado en 2011 e iniciado en enero de este año, pero no llegó ninguna respuesta hasta el cierre de esta edición.

Lo cierto es que las luces de los focos que alumbran los trabajos se ven desde la avenida del Bombero todos los días de la semana, salvo los domingos, cuando cae y cuando avanza la noche. También es cierto que el presidente del Directorio del IESS, Richard Espinosa, se comprometió a inicios de año a terminar el hospital para febrero de 2017. Y también es cierto que tanto Espinosa como el presidente Correa pidieron disculpas por el retraso de varios años en la ejecución del proyecto, que costará 201 millones de dólares y con el que se dará atención médica, según lo anunciado, a un millón de pacientes.