La ‘H’ gana terreno entre consumidores jovenes

  Actualidad

La ‘H’ gana terreno entre consumidores jovenes

Enganche. Según la doctora Paola Escobar, la droga H ha reemplazado a la marihuana como ‘droga de inicio’. Debido principalmente a su fácil accesibilidad.

Control. Un policía incauta una pequeña funda de marihuana a menores, durante un operativo sorpresa.

Una cifra activó la alarma: más de 15.719 casos de niños y adolescentes entre 10 a 19 años, con adicción a las drogas, han sido atendidos durante los últimos siete años solo en el Instituto de Neurociencias de la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

La doctora Paola Escobar, parte de la coordinación de investigación de la entidad, revela que la mayoría de los casos se atienden por el consumo de la droga H, una mezcla letal de heroína con otros componentes nocivos para la salud.

La especialista en Psiquiatría y Salud Mental, explica que el instituto ofrece atención a través de dos vías: la consultoría externa, que se da cuando las personas buscan la ayuda voluntariamente y la clínica, en la que se atiende a los pacientes que llegan por sobredosis. En esta última, se los estabiliza y luego se los deriva también a consultoría externa.

La entidad cuenta con un servicio de rehabilitación dentro de la Unidad de Conductas Adictivas, pero los menores no son admitidos. A pesar de ello, los especialistas han logrado detectar que los jóvenes que ingresan han consumido desde hace varios años.

Escobar resalta que el instituto lleva mucho tiempo trabajando en temas de prevención a través de programas como el de ‘Familias Fuertes’, pero reconoce que el trecho es largo debido a los altos niveles de consumo.

El Ministerio de Salud también recepta casos de adicción en sus hospitales, por lo que maneja otras cifras y experiencias, que serán analizadas en una próxima entrega de EXPRESO.

El verdadero daño de la droga H

El Instituto de Neurociencias, la Secretaría Técnica de Drogas, la Escuela Superior Politécnica del Litoral y la Universidad Casa Grande llevan a cabo un proyecto de investigación que busca determinar la “relación entre los componentes químicos de la droga H y las manifestaciones clínicas y psicopatológicas derivadas de su consumo entre los años 2017 y 2020”.

Entre otros puntos, el plan estudiará también el comportamiento social del consumo y sus implicaciones legales.

Además expondrá los resultados a la comunidad e instituciones interesadas, esto con el objetivo de que la información sea empleada en acciones de prevención.

Se espera que para mediados de septiembre del año en curso, las entidades den su primer informe sobre los avances de dichas investigaciones.