Actualidad

A ‘La China’ Munoz ya no le interesa estar ‘rica’

Recién cumplió 27 años. La guayaquileña Dina Muñoz es conocida como la China por sus rasgos físicos heredados de su padre, Óscar Muñoz.

La exchica reality ahora estudia nutrición en la Universidad Católica.

Recién cumplió 27 años. La guayaquileña Dina Muñoz es conocida como la China por sus rasgos físicos heredados de su padre, Óscar Muñoz.

Aunque es ingeniera en Administración Hotelera, jamás ejerció. Se considera una nutricionista frustrada, por ello comenzó a estudiar esta carrera en la Universidad Católica.

Trabaja en el gimnasio Taurus, donde ofrece comida saludable. Ganadora en dos ocasiones del reality Calle 7 de TC Televisión, practica el fisicoculturismo y ha intervenido en competencias locales y nacionales. Acaba de sacarse las prótesis de sus glúteos, uno de sus mayores atractivos físicos.

¿Le costó tomar esa decisión?

En la reciente competición nacional desarrollada en Cuenca quedé en quinto lugar porque tenía ventaja sobre el resto de chicas por mis glúteos. Estos deben trabajarse como cualquier otro músculo, los míos no eran naturales. Ya lo son.

¿Le importaba mucho el físico?

Creo que maduré, me importa más el alma, la esencia de las personas. Antes quería ser la más buena, la más rica, ya no. El que me quiere, me tiene que querer por lo que soy. Me interesa dedicarme al deporte, es lo que me hace feliz. Lo amo con mi vida. También me aumenté los pechos hace algún tiempo. Es lo único postizo en mi cuerpo, nada más. Amo la vida, la valoro. En estos momentos no practicaría deportes extremos, no arriesgaría mi vida.

¿Es una operación dolorosa?

Hace más de un mes me operé. Sentí que me habían apaleado, pero puedo hacer mis necesidades biológicas normalmente y sentarme sin problemas. Los puntos que me cogieron son en la espalda baja y debajo de la cola. Todavía no me permiten practicar ejercicios, quizá después de dos meses. Estoy gorda, he subido algunas libras. Peso 132 libras y antes 128 o 126. Me sacaron como 3 litros de grasa.

Su cola se redujo. ¿Cuánto mide ahora?

No la he medido. Mis jeans me quedan grandes. De caderas medía 98 centímetros, ahora no sé.

¿Algún malcriado le ha agarrado esa parte de su cuerpo?

Cuando era estudiante de secundaria en el parque La Victoria. Entonces le pegué con la mochila. Ahora no he vivido esa mala experiencia.

A muchas mujeres con el fisicoculturismo se les vuelve el cuerpo muy musculoso.

Mi categoría es bikini fitness, nosotros debemos mantener la feminidad. Comenzaré a prepararme para la siguiente competencia. Tal vez sea en marzo del siguiente año y fuera del país.

¿De la TV ya se olvidó?

Me apasiona, me divierte un montón, pero no volvería a un reality. Son etapas. Analizaría una oferta que no sea este tipo de programas. Pasé por Calle 7, Soy el mejor vip, BLN, Guerra de los sueños... Lo que quiero es ser nutricionista, enseñarle a la gente a comer bien. Si no se puede por la televisión, lo haré por las redes sociales.

¿Se vestirá menos sexi?

Soy sexy por naturaleza, es parte de mi esencia, la sensualidad me corre por las venas. No me taparé como una monja.

¿Y el corazón late por algún amor?

Tengo mucho tiempo soltera, mi corazón está listo para amar. En mi vida no quiero gente del medio o futbolistas. Estoy saliendo con alguien, lo estoy conociendo.