La lluvia no impide el carnaval en Guayaquil

  Actualidad

La lluvia no impide el carnaval en Guayaquil

Las personas aprovechan para visitar lugares turísticos de la ciudad. La recreación al aire libre y la tradición también son una alternativa

RECORRIDO CARNAVALERO (7803362)
Turismo. Las familias que no viajaron prefieren recorrer la ciudad durante el feriado por carnaval.AMELIA ANDRADE

La llovizna que cayó sobre Guayaquil no detuvo las ganas de disfrutar de los días de asueto por carnaval. Propios y extraños recorrieron los lugares más emblemáticos de la ciudad, mientras que otros decidieron relajarse en familia. Asimismo, la tradición de las piscinas, la espuma y tinta se vive con intensidad en los barrios porteños.

Este Diario realizó un recorrido por Guayaquil para conocer cómo la ciudad se prepara para el feriado. Aunque recién había acabado la lluvia, Eddy López Ramos estaba apoyado sobre una baranda y mirando al río Guayas mientras esperaba a su hija y nieta. “Todos los domingos vamos a la iglesia (de San Francisco) y venimos al Malecón”, cuenta Eddy y añade que “me adelanté mi feriado”.

Playas

Feriado de Carnaval: opciones para conocer nuevos escenarios junto al mar

Leer más

Esto porque, según cuenta Eddy, la semana pasada ya viajó a San Pablo, en Manabí, y a Salinas, en Santa Elena. “Hoy nos quedamos más tiempo por mi nieta, que no se quiere ir”, añade Eddy y explica que por su problema en las articulaciones de las rodillas se quedará en casa los siguientes días.

Mientras Eddy caminaba hacia los juegos infantiles del Malecón, donde estaba su hija y nieta, la familia Guamán se tomaba fotos con las letras de Guayaquil. “Aprovechando que sale mucha gente de viaje y con esta lluvia que hubo, el Malecón quedó para nosotros”, dice William Guamán mientras abraza a sus padres que recientemente cumplieron 53 años de casados.

Con mi esposa, mi hija y mi nieta salimos de la Iglesia San Francisco, vamos a La Colmena a desayunar y caminamos por la Av. 9 de Octubre hasta el Malecón

Eddy López Ramos, transeúnte

Además, indica que a pesar de que viven en la ciudad, no siempre tienen el tiempo para salir en familia. “Estamos de mañanita para que los niños jueguen”, dice William y aunque aún no decide qué más hará durante el día, explica que “esperamos terminar la mañana con un almuercito, algo sano, e irnos para la casa tipo 3 de la tarde”.

Asimismo, confiesa que aún no tiene planificados los días que restan del feriado. Sin embargo, dice que “Guayaquil tiene algunos lugares bonitos que hace tiempo no hemos podido visitar por la pandemia”. Sin embargo, dice que le gustaría llevar a su hijo al Parque Histórico y el Simón Bolívar.

Por otro lado, Diana Escalona decidió venir desde Quito para pasar el feriado con su esposo e hija en el parque Samanes, al norte de la ciudad. “Ya hemos venido antes, pero estamos conociendo más”, dice Diana y señala que no planificó su viaje, pero “vamos viendo en Internet”.

Asimismo, destacó que la lluvia no fue un impedimento para visitar la granja dentro del parque porque “nos fascina el clima y cuando venimos ya estamos preparados”.

Cerca del estadio Christian Benítez, Diané Jaramillo se encontraba paseando junto a su perro Toto. “Venimos de la fiesta de un amigo de Toto”, dice Diané y señala que ella suele ir al parque Samanes porque “solemos hacer ejercicio”.

Vine (al parque Samanes) por el cumpleaños de un perritos, un amiguito. También solemos hacer ejercicio los domingos.

Diané Jaramillo, transeúnte
piscinass

El Cabildo regula la utilización de piscinas armables durante el feriado de carnaval

Leer más

Asimismo, destaca que aunque esperaban quedarse en la ciudad para el feriado “nos invitaron para ir a Colimes, a una finca”. Sin embargo, Diané confiesa que también quisiera ir a la playa a pasar un rato.

Mientras muchos viajaban o planificaban su viaje para el carnaval, Freddy Napa estaba con su familia en el portón de su casa ubicada en el suburbio de Guayaquil desde el viernes 25 de febrero de 2022. “Desde entonces estamos aquí”, dice Fátima Herrera, esposa de Freddy, y añade que, a pesar de la prohibición de las piscinas en las calles de la ciudad, “todo ha estado bien por aquí”.

Además, señala que “hasta con la lluvia jugamos” y que esperan pasar los días de asueto en familia. “Haremos parrillada, tendremos pescado”, añade Fátima mientras sus hijos manchan con anilina el rostro de su padre, Freddy.

“Las piscinas se quedarán hasta que acabe el mes”, indica Fátima y señala todas las que están armadas a lo largo de la calle 41 del suburbio.