Una lluvia de consecuencias

  Actualidad

Una lluvia de consecuencias

20 horas duró la lluvia que soportó Guayaquil entre la tarde del lunes y ayer.

Richard Castro / expreso

La mayor parte de la red vial principal de Guayaquil amaneció congestionada producto de la lluvia que cayó desde la tarde del lunes 5 de febrero.

Las precipitaciones afectaron las actividades laborales y estudiantiles, lo que se reflejó en las aglomeraciones en las paradas de los buses urbanos.

También fueron causa de 15 accidentes de tránsito, así como del deceso de una persona.

La noche del lunes se reportó en el sector Limonal, en el norte de la ciudad, el fallecimiento de una joven de 15 años, quien murió electrocutada en el instante en que intentaba conectar una antena de televisión mientras llovía.

En tanto, la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) reportó 15 siniestros desde las 06:00 hasta las 11:30 de ayer.

Cuando amanecía, un camión que circulaba por la avenida Pedro Menéndez Gilbert, en sentido Durán-Guayaquil, chocó contra un automóvil. Una persona resultó con fracturas y en el sector se formó un trancón vehicular cerca del Hospital de Neurociencias.

En el kilómetro 8,5 de la vía a Daule, agentes de la ATM auxiliaron a un conductor cuyo vehículo se incendió, aparentemente por un cortocircuito.

También se registraron accidentes en la avenida José Rodríguez Bonín y en la Perimetral, cerca del primer puente.

A las 10:00 de ayer todavía permanecían congestionadas avenidas como la Francisco de Orellana, 25 de Julio, Juan Tanca Marengo, del Bombero, Quito y Pedro Menéndez Gilbert; así como la autopista Narcisa de Jesús Martillo Morán. Por momentos las columnas superaban los dos kilómetros y la lentitud del avance exasperaba a los conductores.

Para colaborar en la fluidez del tránsito, la ATM distribuyó en la jornada vespertina a 249 agentes civiles. De igual forma, personal de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) colaboró en la vía a la costa, así como en la conexión con la avenida León Febres Cordero (sector La Aurora) con la Francisco de Orellana, que permanecieron saturadas en la mañana.

Pero además del tránsito, hubo problemas con el drenaje. Los canales que recorren Las Orquídeas, Mucho Lote y Bastión Popular estuvieron en su límite, lo que generaba preocupación en los moradores.

“La empresa encargada debería cumplir con un mantenimiento integral de los conductos y no esperar que en invierno se presente el mismo panorama”, dijo Dora Baque, una de las moradoras del sector.

La avenida Modesto Luque, sector Parque California (kilómetro 12,5 de la vía a Daule) estuvo colmada de vehículos que tenían dificultades de avanzar por la acumulación de agua. “Por tratarse de una de las rutas de atajo, en este sitio deberían efectuarse los correctivos antes del invierno”, opinó Fernando Mieles, uno de los cientos de conductores que buscaba tomar una ruta alterna.

Aparte de ello, otro efecto de la prolongada precipitación fue el atraso a la jornada laboral y a clases, pues en las escuelas se evidenció la llegada tardía de los escolares con sus padres.