Actualidad

El llanto no basto ante la partida del ‘Monse’

Tristeza, congoja, dolor y lágrimas, son algunos de los sentimientos que afloraron en los cuencanos ayer viernes al sepultar en la cripta de la Catedral de la Inmaculada, el cuerpo del monseñor Luis Alberto Luna Tobar, su “querido y amado Monchito”.

Sepelio. El féretro de monseñor Luna Tobar es llevado en hombros por los sacerdotes acompañado de miles de seguidores hasta su última morada.

Tristeza, congoja, dolor y lágrimas, son algunos de los sentimientos que afloraron en los cuencanos ayer viernes al sepultar en la cripta de la Catedral de la Inmaculada, el cuerpo del monseñor Luis Alberto Luna Tobar, su “querido y amado Monchito”.

Si desea leer más contenido suscríbase aquí