Lecciones

  Actualidad

Lecciones

Como si lo narrara García Márquez en una de sus novelas, los hechos ocurridos la semana pasada en Colombia pasaron de un lunes de fiesta, perdón y reconciliación en Cartagena de Indias, donde se firmaba el acuerdo de paz entre la guerrilla y el Gobierno de Colombia, al domingo de esa misma semana, cuando se dio a conocer el sorpresivo resultado del plebiscito realizado en el vecino país, donde la mayoría, de quienes concurrieron a las urnas no ratificaron el acuerdo de paz firmado días antes.

Lo más relevante es que la decisión de mayoría fue tomada por apenas el veinte por ciento aproximado de los votantes colombianos, ya que al no ser el voto obligatorio, el nivel de ausentismo fue del sesenta por ciento de los habitantes habilitados para votar. Debemos preguntarnos por qué un proceso tan importante para la paz de un pueblo tuvo esos niveles de ausentismo al momento en que debía decidirse en las urnas acerca de la ratificación o no del acuerdo alcanzado. ¿Cómo puede catalogarse esa ausencia? Quiero pensar que quienes estaban a favor del proceso de paz no encontraron en los puntos de acuerdo, a lo largo de estos años, la forma lógica de su expresión.

El hecho va mucho más allá, de la aparente indiferencia de una gran parte de la población, siendo necesario mirar la participación real de la ciudadanía en las propuestas y acuerdos a los que se llegó en el transcurso de los cuatros años que duraron las negociaciones.

Personalmente, creo que la polarización existente entre Santos y Uribe pasó una factura alta a Colombia, ya que se jugó en ese plebiscito un riesgo común en las débiles estructuras políticas latinoamericanas, que es asociar los resultados de una consulta con las simpatía o antipatías a los gobernantes que impulsan la propuesta.

Ante un margen de diferencia entre el sí o el no de apenas el 0,5 por ciento, ¿puede hablarse de ganadores del plebiscito? Creo que la respuesta contundente la dan los sectores más afectados por la guerrilla, donde se aprobó mayoritariamente el acuerdo de paz, aun con todo su cuestionamiento.

colaboradores@granasa.com.ec