Actualidad

“En el correato si era legal el traslado a una carcel, ahora no”

El expresidente Correa acostumbraba llamar “caretucos” (caraduras) a sus opositores, pero él y su gallada son en verdad los “caretucos”. El prófugo Fernando Alvarado se declara inocente y tilda de corrupto al sistema de justicia que su partido Alianza PAIS impuso mediante el cambio de todas las leyes; antes era bueno, ahora no.

Y en el colmo de la audacia comentó que lamenta que se haya armado un caso por solo 6.000 dólares y por un contrato de 1.500 dólares mensuales; pero hay que recordar que por estas cantidades muchos delincuentes están en la cárcel, que a este personaje le parecen insignificantes. De otra parte, el exvicepresidente Glas se declara humillado y ofendido porque de la Cárcel 4 de Quito pasó al Centro de Rehabilitación Social de Latacunga, pero ahí también estuvo el exasambleísta Galo Lara, opositor de Correa, antes sí era legal el traslado, ahora no. Sucede que “se le acabó la fiesta”, como decía Correa porque en la cárcel de Riobamba no celebrará su cumpleaños, como en la 4.

Increpaba Correa a Abdalá Bucaram en el pasado para que viniera al Ecuador a enfrentar los dos juicios penales por los casos Mochila escolar y Gastos reservados; pero actualmente el increpador tiene 13 juicios penales y continúa muy cómodo en Bélgica, sin dar la cara. ¡Qué caretucadas tiene el correato!

Lic. César Burgos Flor