Actualidad

'Kiko' se integró a la seguridad de la empresa Agua de Quito, en Quitumbe

El canino fue adoptado por los operadores de la Unidad de Operaciones del Departamento Tratamiento de Aguas Residuales, en el sur de Quito

JEFE CANINO
La mascota acompaña desde agosto a los operadores de la empresa de Agua de Quito en sus turnos diarios.Cortesía

Desde agosto pasado Federiko Quitumbe, 'Kiko' como ha sido llamado cariñosamente, pasó a formar parte de la seguridad de Agua de Quito. El cuatro patas es el jefe canino de seguridad en esa dependencia del sur de la capital.

Es un cachorro de raza mestiza que fue hallado vagando por la parroquia Puengasí en el sur y ahora luce con elegancia la credencial que le hace parte del equipo de trabajo.

Instituciones del municipio de Quito recibieron a sus nuevas mascotas.

Perros rescatados encontraron hogar en dependencias municipales

Leer más

El operador de la Planta de Tratamiento Aguas Residuales de Quitumbe, Luis Sánchez, rescató al canino y lo llevó a su sitio de trabajo. Con la llegada de 'Kiko', un cachorro blanco y negro con dos grandes manchas negras que cubren sus ojos, la Unidad de Operaciones del Departamento Tratamiento de Aguas Residuales de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps-Agua de Quito) cuenta con un miembro de la seguridad para esa dependencia. Es jefe. Eso dice en la credencial que ha sido extendida al canino.

Sánchez dijo que estuvo "conmovido por la situación que atravesamos por la pandemia y la gran cantidad de mascotas que han sido abandonadas". La llegada de 'Kiko' permitió llenar el vacío que dejó 'Popis' otra cuatro patas que tenía aproximadamente dos años y murió repentinamente hace varias semanas. 

El mes pasado todos los compañeros del operador contribuyeron para cubrir con los gastos de comida y atención veterinaria en vacunas y otras cosas, que requiere la mascota.

'Kiko' se ha convertido en una compañía para los trabajadores pues los acompaña en sus recorridos por toda la planta. Según un comunicado de la Agua de Quito, el cachorro ha inundado el lugar de buena energía y ha despertado "el cariño de los compañeros durante sus labores diarias. El cachorro en poco tiempo se ha ganado el cariño de todos sus compañeros, quienes cuidan de él".

El perrito es dócil, amigable y juguetón. Ya no volverá a pasar solo ni vagando por las calles porque los operadores estarán con él ya que trabajan en turnos las 24 horas del día, los siete días de la semana, señala Agua de Quito.

La adopción de mascotas por parte de instituciones o dependencias se está haciendo más frecuente. En la Unidad Escuela de Misiones de Paz (UEMPE) de Amaguaña el año pasado se conoció la historia de 'Negra' una perrita que acompaña a los militares en sus guardias, patrullajes y campamentos. Llegó un día a la unidad militar y fue adoptada por los uniformados.

En el sector Los Cipreses, a unos tres kilómetros de la unidad militar, los guardias de seguridad de un conjunto adoptaron otro cuatro patas, le dotaron de una casa y aprovisionan de comida desde hace varios años.