Actualidad

La juventud rindio tributo a la Perla del Pacifico

Con dos desfiles, uno en la mañana y otro en la tarde, la juventud celebró los 196 años de Independencia de Guayaquil.

La juventud rindió tributo a la Perla del Pacífico

Con dos desfiles, uno en la mañana y otro en la tarde, la juventud celebró los 196 años de Independencia de Guayaquil.

La fresca mañana fue propicia para que miles de espectadores disfrutaran del desfile que protagonizaron alrededor de 3.100 estudiantes de planteles fiscales y particulares para homenajear a la ciudad.

Bandas musicales acantonadas, academias de danzas y cheerleaders también aportaron en el desarrollo del evento denominado ‘Guayaquil independiente es mi destino’, que partió en el sur de la urbe y finalizó en el centro.

Entre los atractivos de la jornada, organizado por la Empresa Pública Municipal de Turismo y Promoción Cívica, fueron las seis carrozas alegóricas. En la primera desfilaron bellas representantes encabezada por la Reina de Guayaquil, Geraldine Meitzner.

Otra de las carrozas que atrajo la atención fue la que representó a los íconos del Malecón Simón Bolívar, como Juan Pueblo y La Rotonda.

Los planteles también mostraron variados números, lo que fue compensado con los aplausos de los asistentes.

Vistiendo ropa de camuflaje, alumnos del liceo Corazón de Jesús marchaban mientras se escuchaba de fondo la canción a Paquisha.

Instituto Coello, Academia Altamar, unidad 10 de Enero, Speedwriting y el Liceo Cristiano fueron algunos de los establecimientos participantes.

Por la tarde fue el turno de los estudiantes de las instituciones del Ministerio de Educación y agrupaciones interculturales e inclusivas.

Agrupados por distritos, los colegiales hicieron gala de pasos de danza, malabares y entonación de música popular: cumbias y pasillos.

Los cachiporreros del Técnico Simón Bolívar fueron ovacionados por el público, que observaba desde las veredas de la calle Lizardo García, el paso de los jóvenes que con sus bastones hicieron malabares, armaron pirámides humanas y ofrecieron saltos al son de la banda musical.

María Burgos esperaba ansiosa el paso del grupo en el que estaba su hija, Mery Naranjo, igual estaban su papá y hermanos. La joven estudia en el colegio Dolores Sucre y en el pregón de ayer fue parte de la pizarra humana.

En ese grupo participaron las bastoneras del Augusto Mendoza, la banda musical del 28 de Mayo y complementaron la puesta en escena los jóvenes del TAO danzando pasillos.

Cada grupo participó con carros alegóricos de la ciudad y de la fecha, la Independencia de Guayaquil. JPZ - KSG