Juan Manuel Correa, la vida tras el accidente

  Actualidad

Juan Manuel Correa, la vida tras el accidente

El piloto ecuatoriano se levanta “como el ave fénix”. Desde Miami, habló para Expreso y dice estar empeñado en regresar en un año.

Preparación. Correa en menos de 15 días empezó con trabajos de gimnasio en Miami, Estados Unidos, donde realiza su rehabilitación.

Los días en Miami, Estados Unidos, transcurren lentos para el piloto ecuatoriano de automovilismo Juan Manuel Correa. Alejado del sol y la playa, característica de esta parte del continente, el joven tricolor muestra un temple de acero, considerando que tiene apenas 20 años y que estuvo al borde de la muerte el pasado 21 de agosto, cuando sufrió graves lesiones en el terrible accidente de Fórmula 2, en Bélgica.

La idea la tiene clara: no se alejará de los autos, ni de los circuitos de carreras. Está consciente de que volvió a nacer y que tiene un propósito que cumplir: ser inspiración. Por ello, tras despertar del coma inducido, Correa empezó su recuperación en el país del norte desde donde habló con EXPRESO. Está motivado, sigue su rehabilitación junto a su familia y se ha puesto como fecha un año para regresar. Eso no le borra de la mente que estuvo a milímetros del piloto francés Anthoine Hubert, quien sí murió. Eran amigos, se conocieron en el GP3 series, que está un escalón por debajo del Campeonato de Fórmula 2 de la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

- ¿Tiene miedo de volver?

- No lo llamaría miedo; me di cuenta que muchos pilotos y personas que están en el mundo de las carreras tienen un tipo de ignorancia hacia los riesgos que todos sabemos que tiene este deporte. Luego de lo que me pasó, estoy seguro que las próximas veces que me trepe a un auto de carreras será en algo en lo que voy a pensar más, pero no es miedo; si tuviera miedo ni siquiera estaría pensando en volver a la disciplina.

- Entonces, sí va a volver

- Claro. Sigo involucrado en el mundo de las carreras, no me quiero despegar mucho si proyecto volver a correr en un año o año y medio. Es importante mantenerme involucrado y es lo que planeo hacer. Actualmente organizo mi vida y descifro cómo lo voy a hacer los siguientes meses. Después empezaré nuevamente mis rutinas y todo lo que eso conlleva. Quiero regresar a las pistas, ese es mi objetivo.

- ¿Cómo hace para mantenerse involucrado en el deporte?

- Sigo las competencias, también mantengo contacto con mi equipo Alfa Romeo y con Sauber Junior Team, de la Fórmula 2; de hecho, Sauber quiere que vaya a trabajar con ellos mientras me recupero, pero no sé si sea posible porque tengo que estar aquí en Miami para mi recuperación. Igual pienso en algunas ideas para seguir involucrado con ellos.

- ¿Cuáles considera que son sus planes a futuro?

- Creo que es muy temprano para decir a qué disciplina apunto. Sé que quiero volver a correr, pero no sé si será en la Fórmula 2 o algo más. Al momento no pienso mucho en eso porque todavía tengo tantos meses para recuperarme que prefiero no gastar mi energía pensando en eso; lo único que hago es mantenerme en contacto con el mundo del automovilismo.

-¿Qué tiempo tiene que realizar trabajos de rehabilitación?

- Depende, para caminar puede ser de seis a siete meses, quizás más; mientras que para estar en forma de volver a correr, mínimo un año. Sin embargo, no hay un tiempo específico porque hay muchos factores que analizar como mi pie derecho y todas las cirugías que tengo planeadas aún.

- ¿Qué recuerda del accidente?

- Recuerdo todo perfectamente. Fue muy rápido. Cuando Anthoine Hubert colisionó más adelante de mí, el pedazo de una pieza rota se metió abajo de mi monoplaza, lo que ocasionó que mis llantas delanteras quedaran en el aire y perdí el control. Me fui recto y cuando levanté la mirada iba directo hacia otro carro. Inmediatamente sentí dolor en las piernas. En ese momento de mi carro empezó a salir humo así que me desabroché el cinturón de seguridad y me arrastré hacia afuera del vehículo. Entonces llegaron los médicos y enseguida les pedí que me duerman porque era un dolor muy fuerte, intenso.

- ¿Qué pensó cuándo se enteró que Anthoine Hubert murió?

- Fue muy difícil de aceptar y digerir. Es duro perder a alguien en esta disciplina, pero mucho más si es alguien que fue tu compañero de pista. Era un buen amigo, teníamos una buena relación. Incluso, había corrido con él en GP3 y lo conocía muy bien. No es por nada, pero era una de las personas más queridas del medio; con el que mejor me llevaba en la Fórmula 2.

- ¿Qué pensó de los mensajes de apoyo que le enviaron diferentes personajes de la F1?

- Hubo varios que me llamaron la atención, obviamente uno de ellos fue el de Sebastián Vettel (4 veces campeón mundial). Sin embargo, tuve también mensajes de deportistas de todo el mundo, pero más me sorprendieron los de otras disciplinas. Obviamente el mundo de la F1 y F2 están muy conectados, entonces era un poco de esperarse, pero cuando vi los mensajes de Valentino Rossi y de Marc Marques (motociclistas), me emocioné mucho, ya que no tenían porqué mandarme un mensaje; fue algo muy chévere.

- ¿Qué le han dicho los especialistas a los que ha consultado sobre su lesión?

- Los doctores han sido sincero, dicen que lo más probable es que no tenga una recuperación al cien por ciento en mi pie derecho, pero por suerte en la Fórmula 2 o 1 el tema físico es diferente a lo que si fuera un futbolista. Gracias a Dios, con el pie derecho solo necesitas acelerar, entonces lo más importante para nosotros es la parte de arriba del cuerpo. Tampoco quiero decir que voy a volver a correr porque no sé cómo terminará mi pierna derecha, esa es la realidad ahorita, pero tengo fe en que se va a recuperar lo suficientemente bien para acelerar sin problemas.

- ¿Qué fue lo más difícil de aceptar del accidente?

- De que sea lo que sea que hayas conseguido en la temporada (el tricolor fue podio en varios circuitos este año) todo se va a la basura. Esperemos que solo sea un año porque todavía no es seguro. Es algo que ya pasó y no puedo cambiar; ahora tengo que hacer la mejor recuperación.