Una insolita pugna

  Actualidad

Una insolita pugna

El presidente Lenín Moreno, desde que inició su mandato ha puesto en evidencia su afán de desmarcarse de la administración de su antecesor, el expresidente Rafael Correa, líder de Alianza PAIS, partido político que lo llevó a Moreno al poder y que por su calidad de primer mandatario ahora lidera, poniéndole reparos de cualquier orden o contradiciendo aun las cifras de los informes económicos de quien es un brillante economista y catedrático universitario. Al parecer esa es la estrategia que se ha trazado y que debe formar parte de lo que él considera “su estilo”, así como la repetición de frasecitas hechas, como esa de la necesidad de aplicar “una cirugía mayor a la corrupción”, sobredimensionando lo que ha sido un viejo y enraizado vicio administrativo en varios países de Latinoamérica, no precisamente el nuestro, y que se empeñó en eliminar el expresidente Correa, logrando evitarla en buena medida con el sistema de transparencia de las compras públicas instauradas en sus mandatos, proceder que le mereciera un especial reconocimiento de la ONU. Pero las cosas han ido más allá: el presidente Moreno, en su espacio que se transmite los lunes a las 20:00, al referirse a la deuda que dice haber heredado y que en su administración estaría recién conociendo, dictaminó que “no se actuó con responsabilidad”. Ante ello, el expresidente Correa la mañana del martes publicó 44 tuits en los que reprocha lo dicho por Moreno, teniendo en cuenta además que el actual Gobierno mantiene el mismo equipo económico que acompañó al expresidente Correa. “Ahora, es construir hidroeléctricas... ...que ahorrarán a este Gobierno centenas de millones de dólares. ...es construir escuelas y hospitales. Es reconstruir Manabí y Esmeraldas”, escribió Correa, destacando que su gobierno enfrentó la caída de precios del petróleo y desastres naturales. “Hemos tenido lobos disfrazados de corderos. Su consigna: destrozar todo lo que huela a Rafael Correa”, concluyó el exmandatario.

Insólita y vergonzosa pugna entre los más altos líderes de Alianza PAIS, no empezada por el expresidente Correa y que perjudica principalmente al partido de la revolución ciudadana que empezaba a afincarse como un ejemplo para el mundo.