Inmobiliar contradice Cueva por la venta del Legacy

  Actualidad

Inmobiliar contradice Cueva por la venta del Legacy

El ministro de Finanzas dice que la aeronave se vendió. La Secretaría asegura que proceso de venta del aparato continúa

legacy
Aeronave. El avión Legacy permanecía en un hangar del aeropuerto Mariscal Sucre de Tababela, en Quito.Archivo

La tercera fue la vencida. El avión Embraer 135 BJ Legacy 600, perteneciente al Grupo de Transporte Aéreo Especial (GTAE) de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), se vendió. El comprador fue la Fuerza Aérea colombiana.

Al menos esa es la afirmación del ministro de Economía y Finanzas, Simón Cueva, quien confirmó la transacción. “Está confirmado. El avión presidencial se vendió a Colombia”, dijo, en entrevista con el canal Teleamazonas.

El dinero ingresará a la caja fiscal, dijo Cueva, y el Ministerio de Economía está a la espera. Cueva no precisó el valor de la transacción. EXPRESO consultó el domingo y este lunes a la Secretaría Técnica de Gestión Inmobiliaria del Sector Público y la entidad respondió que “cuando se lleve a cabo la venta del avión se les informará con pronunciamiento oficial al respecto”.

AVION-PRESIDENCIAL

Simón Cueva asegura que el avión presidencial se vendió a Colombia

Leer más

Posteriormente, en un comunicado, la Secretaría informó que el proceso de venta del avión sigue. “Una vez concluida la venta, con total transparencia, se brindará detalles del proceso mediante un pronunciamiento oficial”, señala el documento colgado en las redes sociales de la entidad.

Lo afirmado por este ente contradice las declaraciones del ministro, quien aseguró que la transacción había concluido.

El avión salió a la venta el pasado 31 de agosto de 2021 por disposición del presidente de la República, Guillermo Lasso. El Legacy era una de las dos aeronaves adquiridas en el gobierno del prófugo exmandatario Rafael Correa Delgado. Costó alrededor de 28 millones de dólares. El Legacy-EMB-185 fue adquirido a la empresa brasileña Embraer durante el gobierno de Correa.

Según las últimas valoraciones de la Secretaría Técnica de Gestión Inmobiliaria del Sector Público, el costo del avión a valor presente asciende a unos 8 millones de dólares.

Lasso autorizó la venta directa de la aeronave así como su salida del país cuando concluya la transacción, mediante la suscripción de un Decreto Ejecutivo.

En el documento se indica que para “racionalizar el gasto público y equilibrar el presupuesto nacional, es necesario vender activos improductivos o cuya conservación resulte ineficiente o innecesaria”.

Según el analista aeronáutico Nicolás Larenas, por su autonomía, tecnología y prestaciones, el único avión de uso presidencial que mantendrá Ecuador es el Dassault Falcon 7X, adquirido en 2013 por alrededor de 50 millones.

Sobre el monto en el que se podría vender la aeronave, Larenas recordó que “los aviones al igual que los autos se deprecian con el tiempo, por lo que los $28 millones que inicialmente costó el FAE-051 nuevo desde la fábrica de Embraer no se podrá recuperar, pero sí un valor acorde a: mercado (aviones similares disponibles en el mundo), horas de vuelo, ciclos del avión, año de fabricación”, entre otros aspectos.

El presidente Lasso había dispuesto que mientras se ejecuta el proceso de venta, se restrinja el uso de la aeronave a situaciones excepcionales.

El director de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, Mauricio Alarcón, considera que es positivo que el presidente y el Gobierno hayan cumplido la promesa de deshacerse de uno de los dos aviones adquiridos en el régimen de Correa para ahorrarle recursos al país.

Reitera que no hay que olvidarse cuánto se gastaba en el mantenimiento de las aeronaves, pero cuestiona que no se haya dado un proceso transparente en la entrega de la información de la transacción. 

Avión con sistemas modernos

El Legacy, según información del analista aeronáutico Nicolás Larenas, tiene una configuración VIP, equipos de telecomunicaciones e Internet a medida.

Llegó al Ecuador en diciembre de 2008 desde Brasil. Tiene un alcance de 6.019 kilómetros. Su arribo al país fue para reemplazar a los Avro de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) que tradicionalmente transportaban a los mandatarios en sus desplazamientos.