Informacion del Ministerio de Defensa colombiano “no es precisa”

  Actualidad

Informacion del Ministerio de Defensa colombiano “no es precisa”

Por cada uno de los fallecidos fue una comitiva de parientes con el fin de entregar muestras para el cotejamiento de ADN.

Recibimiento de los cuerpos por miembros policiales.

Los tres cuerpos hallados ayer en una zona selvática del sur de Colombia podrían ser de los de los tres miembros del equipo periodístico del diario El Comercio, de Quito, confirmó este 22 de junio de 2018 la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín.

“Ayer llamé al canciller (de Ecuador) a darle la noticia de que habíamos encontrado los cuerpos de los periodistas asesinados, están hoy precisamente en Cali en ese reconocimiento para entregárselos a sus familiares”, dijo Holguín a periodistas en el paso fronterizo con Venezuela de Paraguachón.

Javier Ortega, Efraín Segarra y Paúl Rivas, fueron secuestrados el pasado 26 de marzo en Mataje, provincia de Esmeraldas, y posteriormente asesinados en manos del Frente Oliver Sinisterra.

Horas previas a la confirmación, el ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, afirmó que era “altísimamente probable” que los cuerpos hallados ayer en zona rural de Tumaco eran los de los tres ecuatorianos del equipo periodístico.

“La Policía me asegura que es altísimamente probable que los cadáveres sean de los tres miembros de la prensa ecuatoriana y del jefe de seguridad de alias ‘Guacho’”, explicó Villegas en una declaración a periodistas en la Base de la Policía de San Luis, municipio del departamento del Tolima, en el centro del país.

Coinciden piezas dentales

En horas de la noche el ministerio de Defensa colombiano informó que las “cartas dentales dan más certeza sobre las identidades de los cuerpos de los periodistas ecuatorianos encontrados, al 99%”. Sin embargo, dicha información fue desvirtuada —a la mañana siguiente— por el Director Regional del Instituto de Medicinal Legal y Forenses de Cali, quien dijo desconocer el origen de esa información.

Por su parte desde la Secretaría de Comunicación ecuatoriana manifestaron que hasta las 18h30 se continuaban con la toma de muestras de sangre y entrevistas a familiares del equipo periodístico.

Ratificaron que el proceso se realizaba con la finalidad de recabar información que determine si los cuerpos encontrados pertenecen a Ortega, Segarra y Rivas

Viaje a Colombia de familiares

Los parientes de los integrantes del equipo periodístico de El Comercio dieron sus primeras declaraciones en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, previo a dirigirse a Cali, Colombia la mañana de este viernes, a donde fueron llevados los cuatro cuerpos encontrados en una zona rural de Tumaco, por miembros de la Policía de ese país.

Tres de los cadáveres —hasta ese momento— correspondían a Ortega, Segarra y Rivas.

Una comitiva de 25 personas viajó a Cali para participar en el proceso de análisis y reconocimiento de los restos, entre ellos Jorge Costa, Secretario Nacional de Inteligencia; Nelson Villegas, Comandante General de la Policía Nacional y Wilson Toainga, fiscal del caso. Por cada uno de los fallecidos también fue una comitiva —en total 11 personas— con el fin de entregar muestras para el cotejo de ADN. Estas pruebas eran las únicas aptas para confirmar si los restos encontrados pertenecen a los tres ecuatorianos.

Christian Segarra, hijo del conductor asesinado, detalló que aguardarían en suelo caleño los resultados. Le indicaron, al igual que al resto de allegados, que los análisis durarían entre 24 a 48 horas.

Un mensaje de Efraín

El hijo de Segarra habló de una persona que mantuvo una “relación cercana” con su padre durante los 19 días de secuestro en la frontera, a la que —explicó— el conductor del diario capitalino le dejó un mensaje: “no sé cuál es este mensaje, pero eso es lo que yo quisiera investigar”, dijo y aseguró que era uno de los individuos con los que su progenitor “estuvo esos días”.

Toma de muestras y repatriación

Los expertos forenses, que viajaron con los familiares de los asesinados, tomaron las muestras para hacer los exámenes en Colombia. Las pruebas estaban previstas a realizarse la tarde 22 de junio.

El Viceministro de Movilidad Humana, Santiago Chávez, informó que se coordinarían con la Cancillería colombiana “todas las acciones que sean necesarias para llevar adelante los procedimientos para la repatriación de los cuerpos en caso que los análisis científicos resulten positivos”.

La noche del 21 de junio el fiscal Wilson Toainga indicó que por cuestiones climáticas no se pudieron llevar inmediatamente las osamentas encontradas a Cali. “Se espera que para el mediodía se los traslade”, precisó.

Ricardo Rivas, hermano de Paúl, informó sobre los objetos personales que llevaron para los respectivos análisis: “Trajimos pertenencias de ellos, para que crucen la información y tener una determinación cien por ciento efectiva, como cabellos, cepillo de dientes, radiografías dentales y del cuerpo”.

La noticia sobre el hallazgo la dio Juan Manuel Santos, presidente saliente de Colombia. El comunicado lo hizo a través de su cuenta de Twitter, la tarde del 21 de junio.

Las familias de los compatriotas estaban molestos porque esta fue la única manera en la que se enteraron de la novedad: a través de redes sociales. Criticaron que no hubo canales oficiales para que se pueda corroborar lo acontecido.

Tras la entrega de información en la terminal aérea, autoridades de Ecuador y parientes de los trabajadores del diario capitalino se embarcaron en un vuelo para Cali.

Cali cuenta con equipos especiales

Alexander Durán, secretario de Salud de Cali, explicó la mañana del viernes por qué los cuatros restos hallados en la zona sur de Colombia (fronterizo con Ecuador), fueron trasladados desde Tumaco hacia la capital del departamento del Valle del Cauca.

“En Cali se ubica el centro de mayor complejidad de medicina legal del suroccidente colombiano. Aquí se cuenta con los equipos y con la cualificación del talento humano para la identificación de cadáveres, especialmente de esos cadáveres que tienen el largo proceso de estar expuestos al aire libre”, detalló.

Durán dijo que el centro forense caleño estaba equipado con laboratorio para pruebas de ADN (ácido que contiene información genética), antopometría (estudio de medidas del cuerpo), carta dental y diseño. Además, en estas instalaciones existen máquinas y personal especializado para calcular los aspectos físicos de las personas.

Sobre la duración del proceso de identificación de los cuerpos, Durán dijo que dependía del sitio donde estuvieron, la disposición de los mismos y si fueron afectados por animales (roedores o insectos).

“Dependiendo de cómo lleguen los cuerpos aquí se utilizarán las técnicas necesarias para dar claridad de quienes son”, añadió. Si se realizan pruebas de cultivo o proyecciones, los resultados “tardarán más tiempo”, indicó.

En una rueda de prensa ofrecida por los familiares este 22 de junio, se informó que debido a las pruebas de ADN que se han sumado al caso, los resultados podrían estar el próximo martes.

El pedido general que hacen está relacionado a tres cosas sobre la información que se divulga: respeto, seriedad y consideración.

html
html
html
html