Actualidad

Un incendio arraso con 100 hectareas de bosque

Unas 100 hectáreas más de vegetación pierde el Azuay tras una nueva quema forestal. El fenómeno se registró en la localidad de San Marcos del cantón Pucará, a 141 kilómetros de Cuenca.

Pucará. Los comuneros ayudaron a los bomberos a apagar el fuego.

Unas 100 hectáreas más de vegetación pierde el Azuay tras una nueva quema forestal. El fenómeno se registró en la localidad de San Marcos del cantón Pucará, a 141 kilómetros de Cuenca.

Los bomberos de Pucará junto a comuneros, luego de tres días de luchar contra el fuego, lograron controlar y apagar el incendio la tarde del viernes, a las 17:30.

Tras la evaluación preliminar, a través de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR), se informó que son unas 100 hectáreas de bosque que han desaparecido por efectos del fuego. Se trata de un bosque natural, chaparro, fauna y flora, y árboles de eucalipto.

Estas cien hectáreas se suman a las 247,82 contabilizadas durante el presente mes de noviembre. Con esto, hasta el momento, la afectación irremediable llega a las 347,82 hectáreas de vegetación quemadas.

Los terrenos desforestados por las llamas tardan entre 15 y 30 años para recuperarse.

El alcalde de Pucará, Rogelio Reyes, expresó que se está tratando de identificar las causas del inicio de este incendio forestal.

El objetivo de las autoridades es concienciar a la población para evitar que se produzcan estos hechos, que afectan a la flora y fauna de la zona.

El coordinador zonal 6 de la SGR, Galo Sánchez, recordó a la población que el Código Orgánico Integral Penal, en su artículo 246, sanciona con pena privativa de libertad de uno a tres años a quien provoque directa o indirectamente incendios forestales.

Además, si el incendio provoca la muerte de una persona, la sanción aumenta de 13 a 16 años de prisión.

Pese a ello los incendios forestales siguen imparables en el Azuay.