Un IESS lleno de pendientes

  Actualidad

Un IESS lleno de pendientes

Varios sectores piden transparentar el presupuesto. Exigen una auditoría de gestión.

Un IESS lleno de pendientes

Es el segundo presidente al frente del Directorio del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) durante los nueve meses del Gobierno del presidente Lenín Moreno. Wilson Rodas, quien reemplaza en el cargo a Richard Espinosa, asumió ayer la conducción de la institución sobre la cual existen reclamos respecto al manejo financiero y administrativo. El funcionario fue posesionado por el superintendente de Bancos, Cristhian Cruz.

Transparencia.

1. Uno de los pendientes es la falta de transparencia que ha existido en cuanto a las cuentas que maneja la seguridad social para la ejecución de sus diferentes prestaciones. Al respecto, diferentes sectores han hecho varias observaciones. El pasado jueves organizaciones sociales demandaron ante la Corte Constitucional la inconstitucionalidad de la resolución vigente desde el 2016 mediante la cual la Superintendencia de Bancos declaró como reservados los informes actuariales del IESS. A las organizaciones les preocupa la sostenibilidad de la institución, tomando en consideración que los estudios actuariales permiten saber si los ingresos que tiene el IESS alcanzarán para cancelar las obligaciones futuras de la entidad.

Inversiones.

2.Otro de los aspectos que están pendientes y que serán parte de las obligaciones del nuevo director es dar a conocer cómo están las inversiones que ha hecho la institución, así como el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess). Existe preocupación porque varias de estas inversiones se han hecho en obras que llevó adelante el anterior Gobierno. Además, se invirtió en la compra de bonos del Estado. El año pasado el IESS efectuó inversiones por un monto de 644’356.835 dólares, y para este año se prevé invertir 624’266.183 dólares. Se exige que el “IESS deje de ser la caja chica de los gobiernos de turno”.

Banco del IESS.

3.La entidad bancaria también ha realizado varias inversiones. Según las autoridades de la institución, el objetivo era dar rendimiento al dinero de los afiliados. Sin embargo, hay cuestionamientos a estas decisiones. Un ejemplo de ello es la inversión en el proyecto hidroeléctrico Toachi-Pilatón, donde el Biess invirtió 250 millones de dólares. La obra está paralizada desde el 2015. Además, el Biess tiene a su cargo 78 fideicomisos de proyectos estratégicos, industriales, inmobiliarios, de salud, construcción, entre otros. Según la Comisión Cívica Anticorrupción, existirían inversiones por más de 1.600 millones de dólares cuyo rendimiento aún no se conoce.

Deuda del Estado

4.Hasta el momento es un ‘misterio’ cuál es el monto total que adeuda el Estado al IESS. Una de las cifras que se conocieron fue causa para que la Contraloría pida la destitución del expresidente del Directorio, Richard Espinosa, y otros 17 funcionarios de la institución, quienes participaron en un “ajuste de los asientos contables del IESS”, que dejó en cero una deuda por cobrar al Gobierno que ascendía a 2.507 millones de dólares de aportes al fondo de salud. Se ordenó su restitución más los intereses generados, lo que sobrepasaba los 3.000 millones de dólares. No obstante, hasta el momento no se conoce si ya han sido restituidos. Al respecto, el ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, puso reparos al informe de Contraloría sobre la existencia de dicha deuda. No se conoce si ya se ha devuelto el dinero.

Hospitales.

5. Varias organizaciones de jubilados, sociales y gremiales piden una auditoría completa a la inversión que se ha hecho por parte del IESS para la construcción de los hospitales y centros de salud del Seguro Social. Hay denuncias de sobreprecio en la construcción y un mal manejo de los recursos. Además, se reclamó que el expresidente del Directorio, Richard Espinosa, haya viajado al exterior a pedir préstamos para terminar las obras. Entre 2015 y 2016 se construyeron 14 nuevas edificaciones de salud del IESS. A inicios de este año se entregó el hospital del Seguro en el sur de Quito.