Hong Kong: Protestantes siguen atrincherados a pesar de amenazas del Gobierno

  Actualidad

Hong Kong: Protestantes siguen atrincherados a pesar de amenazas del Gobierno

Los manifestantes resguardaron las entradas principales del edificio. Muchos de ellos son estudiantes de la misma universidad.

Decenas de manifestantes permanecen atrincherados en las instalaciones de la Universidad Politécnica de Hong Kong (PolyU) desde el domingo, pese a las amenazas del Gobierno chino de intervenir en el campus universitario.

Se mantienen este martes en el interior de la universidad china, situada en la península de Kowloon, con temor de ser detenidos por las autoridades. Su situación ha generado conmoción dentro del movimiento pos-democracia en Hong Kong. Desde el lunes, decenas de miles de personas se manifestaron en el centro de Kowloon con la intención de atraer a la policía y crear otro foco para disminuir la presión en la PolyU.

El bloqueo de esta universidad se ha convertido en el enfrentamiento más largo y violento entre manifestantes y policías desde que iniciaron las protestas en junio. Durante este martes, la jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, se pronunció por primera vez respecto a la situación y dijo que a los manifestantes no les queda otro remedio que rendirse.

Lam estima que todavía se encuentran unas cien personas encerradas en el campus universitario y advirtió que los menores de edad que se rindan no serán detenidos, a diferencia de los mayores de edad, quienes están expuestos a diez años de prisión.

“Incluso si nos rendimos nos meterán en prisión”, dijo a la AFP una protestante y estudiante del centro universitario. “Nos quieren dar la impresión de que tenemos dos opciones; pero solo hay una: la prisión”.

En medio de los intentos de desalojo, que arrancaron el domingo, los manifestantes usaron cócteles molotov contra la policía y uno de ellos resultó herido en la pierna por una flecha disparada desde un arco de competición de uno de los atrincherados.

Las protestas en Hong Kong iniciaron a raíz de un polémico proyecto de ley de extradición ya retirado por el Gobierno; pero con el transcurso de las semanas se han encaminado a convertirse en una movimiento que busca mejoras de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición a la intervención del gobierno de China.