Homosexualismo, una palabra no ajena al deporte

  Actualidad

Homosexualismo, una palabra no ajena al deporte

En pleno siglo XXI el homosexualismo dejó de ser una palabra ajena al deporte y, aunque en algunos lugares el tema sigue siendo tabú, cada vez es más fuerte la corriente de aquellos que decidieron ‘salir del clóset’ y vivir a plenitud su sexualidad.

Justin Fashanu, fallecido, futbolista (Inglaterra). En 1990 fue tratado con hostilidad tras convertirse en el primer futbolista de cierta fama en identificarse públicamente como homosexual. Se suicidó en 1998.

Frases como: “Que juegue fútbol para que se haga hombre”, “El boxeo lo va a corregir”, “Las mujeres deportistas son lesbianas” están pasando de moda. En pleno siglo XXI el homosexualismo dejó de ser una palabra ajena al deporte y, aunque en algunos lugares el tema sigue siendo tabú, cada vez es más fuerte la corriente de aquellos que decidieron ‘salir del clóset’ y vivir a plenitud su sexualidad.

En el balompié, el inglés Justin Fashanu fue el precursor de la defensa de los derechos de los homosexuales en los deportes. Fue en 1990 cuando confesó sus preferencias al diario The Sun. Sin embargo, por aquel entonces estas declaraciones no fueron bien recibidas entre seguidores y compañeros. Tuvo que retirarse de manera prematura y tras varios escándalos se suicidó con 37 años.

La futbolista estadounidense Megan Rapinoe se declaró homosexual públicamente en el año 2012 y la temporada anterior se comprometió con la baterista del grupo Band Of Horses, Sera Cahoone.

Pero la inclinación hacia las personas del mismo sexo no es exclusiva del rey de los deportes. En boxeo, tenis, atletismo, patinaje, golf, esquí, natación, ecuestres, baloncesto, rugby y muchas disciplinas más, son muchos los que han optado por dejar de lado ese ‘doble estilo de vida’ de aparentar lo que no son, incluso contrayendo matrimonio con personas del otro sexo para ‘acallar rumores’ o evitar ser marginados, incluso por las empresas privadas que los patrocinan.

Hay muchos ejemplos.

Con 19 años de edad la tenista francesa Amelie Mauresmo salió del armario y marcas como Nike o Reebok la apoyaron durante su carrera. Cuando una empresa LGTB, en concreto una agencia de viajes para lesbianas, se convirtió en patrocinador de la golfista estadounidense Rosie Jones, esta hizo pública su condición.

También hay casos en los que las cosas no salieron bien.

La tenista estadounidense Billie Jean King se vio obligada a declarar su preferencia cuando su expareja la denunció. Esto la llevó a perder muchos de sus patrocinadores, aunque nunca dejó del todo el deporte y fue la entrenadora del equipo femenino de tenis de su país.

Cuando Ian Thorpe reveló ‘su secreto’, las repercusiones fueron inmediatas. Figuras del deporte y de otros ámbitos destacaron su valentía. “Tu historia ayudará e inspirará a muchos. Te deseo felicidades y sabes que millones de nosotros te apoyan y te aman. #orgullo #LGBT”, escribió en Twitter el basquetbolista Jason Collins, que en 2013 se convirtió en el primer jugador que admitió ser homosexual en las grandes ligas profesionales de EE. UU.

En Ecuador el tema aún es tabú

Diario EXPRESO contactó a algunos exdeportistas para pedirles su opinión respecto al tema. Todos se negaron e incluso hubo un par que pidió que no se mencionaran sus nombres, porque “no querían meterse en eso”.

Aquella reacción fortalece el criterio de la psicóloga clínica Pilar Villavicencio, quien considera que, pese a todo, la homosexualidad “continúa siendo un tema tabú” en nuestro país.

“Son aspectos culturales, principios religiosos, la mentalidad conservadora del país. Aunque muchos afirman ser liberales, siempre conservan rasgos de una mentalidad conservadora”, explica.

La especialista destaca la supuesta apertura sexual que vive la sociedad ecuatoriana que, sin embargo, no pasa de ser una situación “netamente teórica”. Pocos se atreven a hablar del tema por temor a sentirse señalados o involucrados, incluso siendo heterosexuales.

“Todavía se siente rechazo o discriminación. Que yo sepa, no se ha dado ese caso en Ecuador (revelación de algún caso de homosexualismo). Los deportistas cuidan mucho su imagen. Vivimos en un país muy conservador, el varón es macho y la mujer es femenina. Es una cuestión educacional”, acota.

Villavicencio aconseja ser más flexibles con un tema que, guste o no a muchos, es una realidad.

“Debemos aprender y educarnos en el respeto y la tolerancia, que son valores. Pese a los avances de los activistas de los derechos de los homosexuales, aún hay una barrera”.