Poco se hizo por la CIDH en la OEA

  Actualidad

Poco se hizo por la CIDH en la OEA

Una postura firme del país. Las soluciones para superar la crisis financiera que atraviesa la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

Encuentro. Los representantes de las delegaciones de los países americanos posan para la fotografía oficial.

Una postura firme del país. Las soluciones para superar la crisis financiera que atraviesa la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) no fueron abordadas a profundidad en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA). Al menos eso sostienen instituciones especializadas en el tema de derechos humanos, como la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh).

Nathalia Yépez es asesora legal de esta organización. Conoce cuál es la situación de este organismo. Ella esperaba que la discusión de fondo en la reunión de la OEA, en República Dominicana del 13 al 15 de junio, sea establecer un mecanismo para mejorar el porcentaje de asignación para la Comisión. “Actualmente del presupuesto global se asigna el 6 %. La Comisión trabaja con cinco millones de dólares fijos al año, lo cual hace casi insostenible su funcionamiento”, dijo a EXPRESO la experta.

Esto se reflejó en un comunicado emitido, en mayo, por este organismo en el que comunicó que: suspende las visitas y audiencias previstas para este año. Advirtió que despedirá al 40 % de su personal, en julio, si los países miembros no aportan fondos para paliar la crisis financiera.

¿Qué hizo la OEA esta semana? Aprobó un presupuesto global de 86’864.842 millones de dólares para 2017. Con la expectativa de que mejore en octubre, cuando se reúne de forma extraordinaria.

Además, instruye a la Secretaría General a que se reúna con los organismos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) para que analice las propuestas que le permitan salir de la crisis.

“Creemos que se perdió una posibilidad única de tratar el tema a profundidad en una sesión ordinaria. Pese a que el pedido era que los cancilleres pongan el tema sobre la mesa. Ellos lo podían hacer”, explicó Yépez.

¿Cuál fue la postura de Ecuador? La delegación del país fue, quizás, la más interesada en la CIDH, pero desde una óptica que busca la reestructuración al sistema para que deje de ser una “agencia que se dedica a la política”.

La delegación ecuatoriana repitió en Santo Domingo que viene advirtiendo que la forma de financiamiento de la Comisión es muy voluntaria: un año puede haber y otro no, lo que le impide hacer una planificación.

El propio Ecuador hizo su último aporte voluntario, de 1.500 dólares, en 2011. Pero los últimos cinco años, la cuota ha sido, únicamente, la que le corresponde al país en la OEA: 266.600 dólares.

El canciller Guillaume Long volvió a abogar porque la sede de la CIDH salga de Washington y se establezca en uno de los países que sí han ratificado la Convención Americana o el Pacto de San José.

Pero Inredh considera que si no se establece primero un buen sistema de financiamiento, la Comisión tendrá los mismos problemas dentro o fuera de Estados Unidos.