Actualidad

Una historia en 9 tuits: acoso sexual y uso de gas pimienta

El caso sucedió en Quito mientras una mujer caminaba. Uno de los hombres que la veía le agarró la nalga por “broma”. Ella le roció gas pimienta.

Referencial. Está permitido su uso, pero hay restricciones para hacerlo.

La narración en Twitter de un hecho de agresión sexual sucedido en Cumbayá (Quito) el pasado 29 de septiembre, puso en discusión dos temas: lo innegable de la violencia en las calles y el uso de gas pimienta, como recurso de defensa personal.

El ataque hacia Cristina —que es como está identificada en su cuenta personal— se dio mientras se dirigía a sus clases en una academia de baile. Eran las 18:30 y su trayecto se vio interrumpido cuando caminó cerca a un grupo de cinco hombres.

Primero murmuraron algo. Luego rieron. Cristina intentaba no mirarlos, pero uno de ellos agarró su trasero. Se disculparon diciendo que era una “broma”. Antes de eso ella le roció al ‘bromista’ un poco de gas pimienta.

¿Es válido o no usarlo? Pues la ministra del Interior, María Paula Romo, dio su respaldo a la víctima de este hecho y mostró el sustento legal para hacerlo: el Acuerdo Ministerial 270 con fecha de 2016.

A continuación, compartimos el relato de Cristina sobre cómo ocurrió y la reacción que tuvo la Policía Metropolitana que en ese momento la asistió.

html
html
html
html
html
html
html
html
html
html