Los hilos de la corrupción unen los casos Isspol y Las Torres

  Actualidad

Los hilos de la corrupción unen los casos Isspol y Las Torres

Las investigaciones desvelan denominadores comunes en ambos procesos. Recursos, nombres y aparentes anomalías serían parte de las coincidencias

CONTRALORÍA
Sospecha. La Contraloría es una de las tres entidades investigadas por la Fiscalía en el caso Las Torres.Gustavo Guamán

El entramado de corrupción denunciado en las inversiones riesgosas de alrededor de 700 millones de los fondos del Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol) tendría un delgado hilo que lo une con el caso denominado Las Torres.

Isspol

Versiones y pericias se disponen para la próxima semana en el caso Isspol

Leer más

El contralor subrogante Pablo Celi es uno de los nueve procesados por presunta delincuencia organizada. El caso derivó de otro que fue judicializado en los Estados Unidos por presuntos delitos de sobornos e intento de lavado de activos.

Dos ecuatorianos admitieron haber recibido coimas de una empresa contratista de Petroecuador y fueron sentenciados por la justicia de ese país.

Entre ambos casos (Isspol y Las Torres) no solo existirían de por medio recursos económicos, delitos como presunto peculado y delincuencia organizada, sino también nombres en común.

Entre ellos está, por ejemplo, Álvaro Guzmán. Él fue quien en el 2015 vendió al Isspol el predio denominado Anchamaza en 14,8 millones de dólares, cuando en la actualidad el valor comercial de esa hacienda (de alrededor de 25 hectáreas y ubicada en Uyumbicho, del cantón Mejía) no supera en el avalúo comercial los 3,5 millones, según la información que posee el Isspol.

La documentación de la que dispone el seguro policial indica que en esos mismos meses habría efectuado una transferencia de alrededor de seis millones de dólares a Suiza, a través de la Casa de Valores Portafolio, cuya propiedad se atribuye a Guzmán.

CASO ISSPOL

Procuraduría: los fondos del Isspol son públicos

Leer más

Su nombre figura además en una lista de 14 personas para quienes la Fiscalía había solicitado la detención con fines investigativos en el caso denominado Las Torres.

EXPRESO solicitó a Guzmán un comentario a través de su correo electrónico. Esperamos su respuesta.

Otro nombre que aparece en ambos casos es el de Luis Agusto Briones, hermano de José Agusto Briones, exsecretario de la Presidencia de la República. Según la información del Isspol, en marzo del 2018 habría recibido un fideicomiso del seguro policial por 500.000 dólares y actualmente adeudaría a la entidad un total de 600.000 dólares.

El capital lo habría recibido a los pocos meses del ascenso del general de Distrito David Proaño y de Enrique Espinosa de los Monteros a general inspector. Proaño y Espinosa fueron destituidos de la Policía y son parte de los investigados por posible peculado en la adquisición, aparentemente irregular, de bonos para la institución. Los dos tienen medidas alternativas a la prisión.

Los hermanos Agusto Briones están detenidos en la cárcel 4 de Quito por el caso Las Torres. Este Diario se comunicó con la defensa de Luis Agusto para consultar un criterio sobre el tema. Hasta el cierre de la edición no hubo respuesta.

Según información del Isspol, en el 2015 la empresa Credimétrica de Arturo Vinueza habría recibido del Isspol 3,5 millones en un fideicomiso que a la fecha estaría impago. Vinueza no está señalado en el caso Las Torres, en el que sí aparece Santiago Cuesta, quien sería su cuñado y al momento se encuentra en España, donde fue sometido a una cirugía. Cuesta señaló: “No conozco los negocios de mi cuñado”. En un comunicado dijo que no tiene relación comercial, de trabajo o societaria con ninguna de las personas investigadas en el caso.

Entre los más de 20 allanamientos del 13 de abril estuvo también la casa de Cuesta.

La instrucción fiscal por el caso Las Torres, que mantiene en prisión a siete personas, investiga una aparente estructura delincuencial que involucra a la Contraloría, Secretaría de la Presidencia y Petroecuador. Sus principales y familiares son investigados por la Fiscalía.

Pago atrasado

Fideicomiso entregado por el Isspol

Otra de las coincidencias que registran los casos Isspol y Las Torres es el nombre de Roberto Barrera.

Él fue detenido en Estados Unidos junto con Raúl de La Torre, familiar del contralor Pablo Celi, uno de los procesados por presunta delincuencia organizada.

Ambos fueron sentenciados en ese país por posible soborno e intento de lavado de activos. Sus nombres constan también en el caso Las Torres.

Pero según información del Isspol, Barrera en el 2015 habría recibido del seguro policial 8,3 millones de dólares en un fideicomiso denominado Centinela Costa Club. La deuda actual sería de 10,4 millones de dólares. Para el exdirector del Isspol, Juan Carlos Rueda, son "muchas coincidencias para ser una coincidencia".

El detalle

Instrucción. La investigación en el caso Las Torres apenas empezó y le restan más de 82 días. 

La defensa de Guzmán responde 

Patricia de Guzmán, abogada de Álvaro De Guzmán señaló que su cliente no tiene relación alguna con los hechos investigados en el caso denominado Las Torres, así como tampoco lo tiene la empresa Portafolio Casa de Valores. 

Señaló que la orden de retención emitida en contra de su cliente fue con fines investigativos. "Precisamente para ello, para investigar, lo cual no significa que mi cliente se encuentre involucrado de ninguna manera en el caso. Por tanto, rechazamos enérgicamente el que se pretenda mancillar su honor al hacerlo aparecer como involucrado", agregó.

Adicionalmente, sobre el caso Isspol y la venta de Anchamaza, resaltó que fue realizada en 2015, hace más de 6 años atrás, "y se trató de una compraventa libre y voluntaria en la cual mi cliente únicamente ha tenido una calidad de vendedor de buena fe de una propiedad privada, por la cual se pagó un justo precio en base a un avalúo independiente y transparente, realizado por una compañía avaluadora con amplia y honesta trascendencia en el país". 

Insistió en que no se trató de la venta de un terreno, sino de un proyecto inmobiliario previamente aprobado por el Municipio de Mejía y que, por descuido o desinterés del Isspol una vez adquirido, no se ha llegado a ejecutar. Deslindó responsabilidades de su cliente porque la propiedad y disposición del bien ya fueron transferidos en su totalidad al Isspol.