La guerra y el patrimonio

  Actualidad

La guerra y el patrimonio

Como un hito histórico se considera la resolución 2347 relativa a la protección del patrimonio cultural, aprobada por unanimidad por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 24 de marzo pasado, en una sesión ampliada denominada Mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales: destrucción y tráfico del patrimonio cultural por parte de grupos terroristas en situaciones de conflicto armado, en la que participaron la Unesco y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Undoc).

En la resolución se determina que la destrucción deliberada del patrimonio, así como su saqueo y contrabando, debe ser considerada un crimen de guerra al ser parte de una estrategia de limpieza cultural y de destrucción de la sociedad, por lo que su protección debe ser equiparable a la de la defensa de la vida humana.

Irina Bokova, directora general de la Unesco, indicó que “...las armas no bastan para vencer al extremismo violento. Construir la paz requiere cultura también, requiere educación, prevención y transmisión del patrimonio. Este el mensaje de esta resolución histórica”.

En tal sentido el Consejo de Seguridad recomendó a los Estados miembros de la ONU que adopten medidas más rígidas relativas a prevenir y contrarrestar el tráfico ilícito de bienes culturales, como la prohibición del comercio transfronterizo de dichos bienes y la devolución de objetos patrimoniales a su lugar de origen. Se sugiere que se incorporen a las legislaciones nacionales disposiciones más rigurosas, como la de considerar delito grave al tráfico, saqueo y destrucción de bienes culturales y que exista una cooperación policial y judicial amplia sobre estos aspectos. Es necesario también que se amplíen y mejoren los inventarios nacionales del patrimonio y que estos sean de fácil acceso para las autoridades y policías locales y la Interpol.

La destrucción del patrimonio no solo golpea a la memoria de los pueblos sino que también hipoteca de manera grave su futuro. El considerar que entre los crímenes de guerra está su destrucción es un gran avance en su defensa y protección.

colaboradores@granasa.com.ec