Mientras unos gozan, otros ‘camellan’

  Actualidad

Mientras unos gozan, otros ‘camellan’

Miles están en la playa y junto a su familia, pero ellos laborarán hoy.

Los hoteles de Guayaquil hoy ofrecen cenas y siempre laboran 24 horas, pero este día alimentan incluso el corazón.

Miles de personas estarán en la playa junto a su familia, pero otros miles estarán en sus puestos de trabajo hoy 31 de diciembre. La lista es amplia. Allí estarán quienes cuidan el software de alguna plataforma, en los ‘call center’ para cancelar tarjetas de crédito por robo o pérdida, quienes laboran en los aeropuertos y terminales, choferes de compañías de taxi o buses interprovinciales, el personal de los hoteles y restaurantes, los doctores y enfermeras de los hospitales, trabajadores en farmacias, bomberos, vigilantes, policías, guardias y periodistas.

Diario EXTRA entrevistó a tres profesionales para preguntarles cómo viven el 31 a las doce de la noche en su lugar de trabajo y cómo celebran con su familia.

Las respuestas están cargadas de emociones que evidencian que su profesión los apasiona y por ello consideran un privilegio ejercerla cualquier día del año, aunque sea el último del calendario y la mayoría estén bailando y ellos concentrados en sus tareas.

Los Hoteles y los restaurantes

El 31 de diciembre es un día en el que por tradición las personas bailan y comen platillos especiales. Los principales hoteles de Guayaquil ofrecen este día fiesta hasta el amanecer. Allí los meseros se encargan de atender a quienes optaron por celebrar la llegada del nuevo año en el evento organizado por ellos. Adicional a esto hay restaurantes que sirven cena a las doce de la noche. Uno de estos es La Canoa, del hotel Continental.

▶Lee: ‘Farrea’ y celebra Año Nuevo en Salinas

José Freire Sánchez, asistente de la cafetería, dijo que en estos días los clientes se duplican. José tiene 12 años trabajando ahí y le ha tocado ocho veces trabajar un 31. Por eso en su familia la tradición es tener el desayuno de fin de año, cuando él tiene turno. Suelen orar para agradecer por lo recibido en el año que termina y por lo que recibirán en el nuevo. Junto a José este 31 trabajarán otras 52 personas, distribuidas en tres turnos. Cuando dan las doce de la noche, los clientes los abrazan deseando un buen año. “En ese momento se crea un ambiente de familia. Disfruto de mi profesión y no me pesa trabajar un 31”.

Hospitales

Pasar un turno el 31 de diciembre en un hospital está lejos de provocar algarabía. Para Nary Portés, enfermera profesional, será su primera vez. Ella trabaja en la Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Guayaquil.

En esta área están los pacientes cuya salud está muy quebrantada. Algunos necesitan de un milagro para salvarse. Por ello Portés espera este día dar abrazos deseando un buen año a los familiares de los pacientes y “no de tristeza”.

Destaca que disfruta de aportar en la recuperación de la salud de los pacientes. Dice: “Escogí una profesión abnegada. Mi padre es doctor, la misma profesión que tuvo mi abuelo y por ello mi familia entiende y me apoya. Mis padres y hermanos recibirán el 2020 en Salinas. Yo en el hospital y mi esposo en uno de los restaurantes que atienden en este día”.

Bomberos

En todo Guayaquil, 250 bomberos estarán de turno hoy 31 (sin contar los voluntarios). Uno de ellos es el rescatista Lorenzo Cruz, del cuartel # 5. En esta labor tiene 19 años y de estos, 11 ha laborado un 31 de diciembre.

Indicó que por lo general a las doce de la noche están atendiendo alguna emergencia. Su familia deja la cena para las 10:00 del 1 de enero, eso ya es una tradición. “Mi esposa y mis cuatro hijos apoyan mi trabajo, me gusta mi profesión y por ello estoy dispuesto a laborar cualquier día del calendario. Es una bendición empezar el 2020 con trabajo”.