Otro golpe para Panama: la caida del gran lavador

  Actualidad

Otro golpe para Panama: la caida del gran lavador

La detención de uno de los acusados de las mayores operaciones de lavado de dinero del mundo, miembro de una prominente familia residente en Panamá, afecta más la imagen del país, deteriorada por los ‘Panama Papers’, a pocos días de nuevas revelaciones

Acción. El Balboa Bank, ligado a Waked, fue intervenido en Panamá.

La detención de uno de los acusados de las mayores operaciones de lavado de dinero del mundo, miembro de una prominente familia residente en Panamá, afecta más la imagen del país, deteriorada por los ‘Panama Papers’, a pocos días de nuevas revelaciones sobre paraísos fiscales.

El empresario Nidal Waked, miembro de una de las familias más acaudaladas en Panamá, fue capturado el pasado miércoles en Bogotá (Colombia) por ser, según las autoridades estadounidenses, uno de los mayores operadores mundiales en el blanqueo de dinero del narcotráfico.

“Esto es como un terremoto de 10 grados para el sistema económico y para la sociedad panameña, pero esto no debería ser una sorpresa”, dijo Miguel Bernal, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Panamá.

Waked, de 44 años, fue arrestado cuando llegaba a su natal Colombia en un vuelo procedente de Panamá, donde tiene junto a su familia -de origen libanés- numerosos negocios que van desde centros comerciales, hoteles, periódicos, empresas en zona franca y hasta un banco.

El empresario es requerido en Estados Unidos por la Corte del Distrito Sur de la Florida por “concierto para cometer lavado de activos”.

Las inquietudes por la imagen de Panamá han llegado al propio Ejecutivo: “Estamos muy preocupados porque la reputación del país no se vea afectada por esta situación”, manifestó Milton Henríquez, ministro de Gobierno.

Los escándalos podrían incluso aumentar, dado que mañana el Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos publicará íntegramente los ‘Panama Papers’, lo que podría desatar una tormenta informativa mundial cuando Panamá realiza una ofensiva diplomática para defender su centro financiero. AFP