El Gobierno repiensa su oferta petrolera

  Actualidad

El Gobierno repiensa su oferta petrolera

Contratos. La figura será prestación de servicio y la tarifa estará indexada al precio del crudo WTI.

El Gobierno repiensa su oferta petrolera

Nueva administración, nuevo modelo de gestión, al menos en lo petrolero. El gobierno de Lenín Moreno tiene un esquema diferente para ofertar los campos de crudo. El suroriente, los intracampos y los bloques de la iniciativa Yasuní son la propuesta para el sector privado, en este año.

La principal motivación para buscar nuevos socios es la falta de recursos. El Estado necesita inversiones fuertes para mejorar las finanzas nacionales y, además, para extraer las reservas petroleras que, según estimados oficiales, garantizarían petróleo para los próximos 20 años.

Datos del Ministerio de Hidrocarburos hablan de reservas totales por 4.114 millones de barriles de crudo bajo tierra. Desafortunadamente, confiesan las autoridades, no existen los recursos para la explotación.

Aunque no existe un consolidado para determinar cuánta inversión necesita el Ecuador, hay algunos estimados. Solo para los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT), de la iniciativa Yasuní, se necesitan 5.148 millones de dólares. Al momento, desde 2014, la inversión en la zona no ha superado 476 millones de dólares. Menos del 9,2 % del total.

Esa inyección de capital se utilizó solo para parte de los trabajos en Tiputini. Ahí, se necesitan 1.963 millones de dólares para extraer los 488 millones de barriles existentes.

Al momento, Tiputini produce 50.000 barriles de crudo al día, según Petroamazonas.

La siguiente gran inversión en el ITT será, como adelantó EXPRESO el 1 de junio, en Tambococha. Para octubre, se espera que inicie operaciones con una inversión 728 millones de dólares. Para eso también se busca participación del sector privado.

Carlos Pérez, ministro de Hidrocarburos, dijo que él mismo visitó el Yasuní para verificar el estado de los campos. Afirmó que, contrario a lo que dicen las organizaciones ambientalistas, los senderos ecológicos en los campos no tienen más de 5,40 metros de ancho.

Si las inversiones se consiguen, y se desarrolla todo el ITT, en 2023, la zona producirá más de 300.000 barriles al día. El total nacional hoy es de cerca de 537.000 barriles diarios. La producción declinará hasta 2040.

Por eso es necesario explotar más bloques. En este año, el Gobierno ofertará intracampos. Es decir, campos de hasta 610 millones de barriles que son menos costosos porque pueden aprovechar los servicios de campos en explotación que están cerca.

Al momento, la Secretaría de Hidrocarburos tiene información técnica de todas las áreas correspondientes (auditorías, licencias ambientales, mapas, información social, ambiental y política). Eso pasará al Comité de Licitaciones Hidrocarburíferas para la elaboración de una nueva ronda petrolera.

Yasuní y los intracampos requieren una inversión menor porque son, principalmente, explotación. El Suroriente ecuatoriano es otra historia. Ahí se necesitan inversores que inyecten capital para explorar. Los campos saldrán a licitación en el último trimestre del año.