Actualidad

Gerente del Andrade Marín: “He recibido amenazas por denunciar”

El directivo del hospital compareció ante el Grupo Parlamentario por los Derechos de los Trabajadores por el caso de las medicinas caducadas

Dr Mora
Comparecencia. Darío Mora asistió al llamado del Grupo Parlamentario.Cortesía

El gerente del hospital Carlos Andrade Marín, Darío Mora, señaló este 11 de noviembre ante los integrantes del Grupo Parlamentario de Derechos de Trabajadores y Seguridad Social que ha recibido amenazas de muerte por denunciar la existencia de medicinas caducadas en el centro médico del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

“Desde que ingresé a este cargo, en octubre pasado, he sido objeto de calumnias, falsos calificativos, discriminación, regionalismos, amenazas, propios de una infame persecución por parte de un sector de servidores que están aún aquí. Persecución de la que he sido víctima desde que ingresé, pero especialmente desde que denuncié el problema de los hallazgos por parte de la gestión administrativa de las bodegas”, dijo Mora, al tiempo que le solicitó a la presidenta del grupo, Liliana Durán, que el Legislativo le otorgue la protección necesaria para seguir ejerciendo el cargo.

Las autoridades de Quito anunciaron más controles.

La Secretaría de Salud de Quito pide mantener las restricciones en los bares hasta 2021

Leer más

“Ruego a usted y al presidente de la República el apoyo para terminar este trabajo que he comenzado y que no se ha hecho antes, y que está poniendo en riesgo mi vida y la de mi familia”, expresó.

Jorge Wated, quien había intervenido antes de Mora, señaló que preliminarmente han detectado que en los 101 establecimientos de salud que tiene el IESS, hay un registro de 3.804 medicamentos caducados entre 2007 y 2020 y que esas pérdidas están valoradas en 5,5 millones de dólares.

“Este es el inventario que nos topamos del IESS, en el que no solo existe caducidad, sino también excesos. Y esos excesos no solo tienen que ser revisados por la Contraloría, sino que tienen que ser redistribuidos para que no se vuelvan a comprar ni se siga haciendo inversión en medicamentos que hay y que pueden caducar”, explicó.

“El IESS no solo no contaba con planificación, sino que tampoco tenía claro el inventario de los equipos”, agregó.

Wated, quien deslindó a su administración de cualquier acto irregular durante toda la comparecencia, mostró a los asambleístas dos listas de los 10 hospitales con más insumos caducados. Las primeras posiciones son ocupadas por el hospital de Portoviejo y el de Esmeraldas.

Mora agregó que las cifras que maneja el IESS sobre los fármacos vencidos aún son irreales, pues están constatando que existen muchos más.