El futbol femenino hace historia en Arabia

  Actualidad

El futbol femenino hace historia en Arabia

Se inicia el primer torneo oficial, en el que no se permitirá el ingreso de hombres al estadio. Las jugadoras se han comprometido a vestirse “de forma decente”.

El año pasado se disputó un campeonato para mujeres, pero no fue oficial ni anunciado por el Gobierno como es el caso del actual Campeonato de Yeda, que se disputará hasta el 6 de diciembre.

Arabia Saudí se estrena la noche del 4 de octubre en el mundo de las ligas oficiales femeninas de fútbol, con el primer partido del Campeonato de Yeda, eso sí, sin transmitirlo por televisión y solo permitiendo la entrada de mujeres al estadio.

“El campeonato es completamente femenino”, desde las árbitras hasta el equipo médico y el público, en el que estarán vetados los varones, incluidos los menores de edad, explicó el presidente del Comité Organizador, Haitham al Omari.

El año pasado se disputó un campeonato para mujeres, pero no fue oficial ni anunciado por el Gobierno como es el caso del actual Campeonato de Yeda, que se disputará hasta el 6 de diciembre.

El equipo ganador será el campeón de la liga saudí y se clasificará para participar en los campeonatos continentales si las circunstancias lo permiten.

Lo que sí está garantizado es que las ganadoras participarán en un torneo amistoso en Emiratos Árabes Unidos (EAU), subrayó el presidente del Comité Organizador.

“No hay restricciones respecto a la ropa de las jugadoras, porque los partidos no se transmitirán por televisión”, comentó Al Omari.

La ciudad de Yeda es pionera en el deporte femenino saudí y durante años algunas mujeres organizaron equipos de fútbol, baloncesto y otros deportes, pero sin un apoyo oficial de las federaciones nacionales.

Hasta 2018, las mujeres saudíes no participaban en ninguna competición deportiva oficial y estaba prohibida su entrada a los estadios.

El reino también prohibía las clases de educación física para niñas en las escuelas hasta 2012, cuando gradualmente comenzaron a asignar clases de deportes para estudiantes y permitieron la apertura de gimnasios femeninos en las principales ciudades.