Actualidad

La poco fructifera estrategia de defensa

Jorge Glas y ocho personas fueron condenados el 13 de diciembre. Cinco a seis años como autores, tres a 14 meses y una fue absuelta.

Eduardo Franco es quien ha llevado la defensa del segundo mandatario.

Más de cuatro horas tuvo el vicepresidente sin funciones Jorge Glas para convencer de su inocencia al tribunal que lo juzgó por asociación ilícita en el caso Odebrecht.

Los jueces lo escucharon atentos y siguieron su guion escrito en 113 páginas el 4 de diciembre, en el día 10 del juicio contra él y ocho personas más.

Pero para los jueces más pesaron las pruebas, los testimonios, las asistencias penales y los informes periciales presentados por el fiscal Carlos Baca Mancheno para demostrar que Glas recibió sobornos por intermedio de su tío Ricardo Rivera, también condenado.

Los jueces Édgar Flores, Sylvia Sánchez y el conjuez Richard Villagómez, las partes y el público presente en el octavo piso de la Corte Nacional, escucharon el testimonio propio. También siguieron su exposición en un documento.

El vicepresidente desarrolló sus ideas con la ayuda de un proyector y láminas en Power Point.

Su presentación tuvo un orden y contenido definidos en la tercera página. Antes una cita bíblica de Romanos 1.18: “La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con la injusticia la verdad”. Luego desglosó cada punto de su defensa.

Arrancó con una declaración inicial que no difirió mucho de la posición sostenida durante los meses que ha durado las investigaciones por la trama de corrupción.

Dijo que ha combatido la corrupción durante toda su vida, siempre ha colaborado con la justicia y reivindica el trabajo serio de las instituciones del Estado. Pidió a la justicia cumplir con su responsabilidad en libertad e independencia, observando el debido proceso, superponiendo el estado de derecho y no el de opinión.

Recordó a los jueces que deben resolver el caso atendiendo a los elementos aportados por las partes. Luego enumeró los cargos públicos que ocupó desde el inicio del Gobierno del expresidente Rafael Correa: presidente del Directorio del Fondo de Solidaridad, ministro de Telecomunicaciones, de Sectores Estratégicos y vicepresidente desde 2013 hasta la actualidad.

Aseguró que los cargos se cumplieron con apego al ordenamiento jurídico y las normas previstas. Señaló que ha sido investigado y auditado hasta la saciedad por la Contraloría (durante la administración del excontralor Carlos Pólit acusado de concusión por recibir sobornos de Odebrecht).

Mostró resultados de esas auditorías, las exculpaciones, informes que no reportan más novedades que sus ingresos como servidor.

De Odebrecht reiteró que está comprobado que coimaron y recibieron coimas, su credibilidad está en duda y quieren salvarse hundiendo a quien sea de cualquier manera y sin pruebas.

Negó haber pedido o recibido dinero, ni autorizado a nadie hablar en su nombre y si alguien lo hizo debe responder ante la justicia. Dijo que no existió negociación para el retorno de Odebrecht. Eso, a pesar de que el exsecretario Jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, confirmó que Glas realizaba las negociaciones políticas de los contratos cuando fue ministro y vicepresidente. Mera hizo otra revelación: “Nosotros (Mera y Correa) confiábamos en lo que decía Jorge Glas”.

Ante los jueces el vicepresidente solo aceptó que exigió el cumplimiento del contrato de entregar San Francisco reparada y puesta en marcha. Además de la exigencia de 20 millones de dólares en indemnización. Dijo que como ministro dirigió la supervisión del cumplimiento del acta transaccional autorizada por el procurador Diego García.

Los siguientes 12 puntos fueron para hablar del crédito brasileño para Manduriacu y Daule Vinces y las exigencias, las menciones de su nombre en grabaciones y chats, correos intercambiados (ver gráfico).

Para el acusador particular César Montúfar, el testimonio de Glas dejó claro que el expresidente Correa estuvo al tanto de todo. “En el interrogatorio que le hicimos le preguntamos si es que él informaba al presidente sobre lo que estaba ocurriendo en los Sectores Estratégicos y él respondió que le informaba siete días de la semana las 24 horas del día”, recordó Montúfar. Por eso él considera que Correa debe ser vinculado a las investigaciones.

Glas fue vinculado al caso en agosto pasado. Su prisión se dictó el 2 de octubre. Si no es liberado de la cárcel hasta el 2 de enero dejará de ser segundo mandatario cuando se declare el abandono del cargo. El vicepresidente insistió en la última audiencia en la que le negaron la suspensión condicional de la pena que el objetivo de todo es ‘apoderarse del cargo’.

Con ese escenario, su mirada sigue puesta en instancias internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a la que ya solicitó medidas cautelares.

Revelaciones

Sobornos

En diciembre de 2016 el Departamento de Justicia de EE. UU. reveló que Odebrecht entregó sobornos en 12 países. En Ecuador 33,5 millones de dólares. Hubo 18 investigados. Cinco no recibieron acusación y a 13 se los llamó a juicio.

El delator

José Conceição Santos, exdirector de Odebrecht en Ecuador, se convirtió en pieza clave en la investigación del caso. En sus testimonios y archivos entregados detalló los nombres de los funcionarios y los montos que recibieron.

Otros Delitos

En la sentencia, el tribunal de la Corte dispuso a la Fiscalía investigar ocho delitos derivados de la asociación ilícita: concusión, cohecho, enriquecimiento ilícito, peculado, tráfico de influencias, lavado de activos, delincuencia organizada y testaferrismo.