Con folclor y comparsas festejan a la Mama Negra

  Actualidad

Con folclor y comparsas festejan a la Mama Negra

Aunque esta es una de las celebraciones más llamativas del territorio nacional, ni siquiera los mismos latacungueños conocen a ciencia cierta de dónde nace esta tradición.

Jorge Medina, quien se vestirá en la piel de la Mama Negra muestra a su ‘hija’, a la que este año la llama Mercedes Baltazara. Su traje es diseñado por artesanas de Latacunga.

En Latacunga el ambiente se siente diferente. Cada rincón de la ciudad empieza a vestirse de fiesta para recibir a cientos de miles de turistas mañana, cuando se viva una de las fiestas culturales más representativas del Ecuador, la Mama Negra.

“Es un orgullo para cualquier latacungueño ser designado Mama Negra. Este es un legado que debemos mantener vivo de generación en generación”, señaló con gran entusiasmo Jorge Medina, Mama Negra 2017.

Aunque esta es una de las celebraciones más llamativas del territorio nacional, ni siquiera los mismos latacungueños conocen a ciencia cierta de dónde nace esta tradición.

Sin embargo, todos coinciden que la Mama Negra es una encantadora amalgama, entre indígena, mestiza y afroecuatoriana, que muestra la riqueza cultural que existe entre quienes viven en este rincón de la patria.

Personas conocedoras de la historia de la ciudad cuentan que esta fiesta tuvo sus orígenes allá por 1742, cuando asustados por la erupción del volcán Cotopaxi, los habitantes de esta zona solo encontraban refugio en la Virgen de las Mercedes, también llamada de la Santísima Tragedia, a quien rogaban protección por la furia de la naturaleza.

Agradecidos por los favores recibidos por la deidad, la proclamaron Patrona Virgen del Volcán, a quien aún se encomiendan para que los guarde de futuras erupciones volcánicas.

La Mama Negra es el personaje central de la colorida fiesta. Es personificado por un hombre cuyos méritos le permiten ser el portaestandarte de esta conmemoración tradicional.

Este año la designación fue para Jorge Medina, obrero de la comunicación por más de 40 años.

Aún se le ponen cristalinos los ojos, por las lágrimas, al recordar cuando le llegó la notificación de que este año sería el personaje principal de la fiesta mayor de los latacungueños.

“Este es un verdadero honor y sé que le va a quedar como un legado a mis hijos y mi nietos. Hasta el momento solo he recibido amor y apoyo de toda la comunidad, que espera con ansias estas fiestas”, sostuvo.

Cabe resaltar que la Mama Negra es un personaje singular que como símbolo de fertilidad lleva pintada la cara de negro. En uno de sus brazos sostiene una pequeña muñeca de tez negra simbolizando a su hija; este año la pequeña tradicionalmente conocida como Baltazara se llama Mercedes Medina Valarezo.

En su otra mano la Mama Negra sostiene un chisguete lleno de leche y colonia, con el que va mojando a los espectadores a su paso durante el desfile.

Para Jorge Medina, el ser Mama Negra es un privilegio que solo se vive una vez en la vida, por lo que hay que dar lo mejor de sí para poder representar el personaje con orgullo y dejando en alto el nombre de la familia a la que se representa y la ciudad. (F)