Actualidad

Fiscalización perdió la brújula

La Comisión tiene 45 días para resolver el caso Arroz Verde. Sin embargo, en lugar de concretar, se dispersa. 

image_content_27577140_20190626223742
Comisión. La presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamaint, compareció ayer en la Asamblea Nacional por el caso Arroz Verde.Henry Lapo / Expreso

No dan la cara. Ayer, dos expresidentes del Consejo Nacional Electoral de los tiempos del correísmo (Juan Pablo Pozo y Domingo Paredes) dejaron plantada a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, que los convocó para que rindieran explicaciones sobre la trama de corrupción vinculada con los aportes de campaña de la Revolución Ciudadana. Sí llegaron, en cambio, Diana Atamaint, actual titular de ese organismo, y el contralor Pablo Celi. Y, con ellos, un alud de información que amenaza con volver inmanejables las investigaciones sobre el caso Arroz Verde. Los 45 días de que dispone la Comisión para entregar su informe lucen, a primera vista, insuficientes.

La pregunta es si tiene la Comisión de Fiscalización alguna estrategia para abordar el caso. Y la respuesta evidente es que no, no la tiene. Lo que arrancó como un expediente relacionado con el gasto electoral y los aportes (privados y públicos) para las campañas correístas, se aproxima cada vez más a convertirse en un pulpo de cien cabezas y mil brazos: el caso Odebrecht. Si el mandato inicial para la Comisión era analizar los artículos publicados en el medio digital La Fuente sobre Arroz Verde, ayer, por iniciativa de Eliseo Azuero, se decidió incluir otra investigación periodística: la de La Posta sobre las coimas en el Metro de Quito y la Ruta Viva. Se habló de la hidroeléctrica Manduriacu, del poliducto Pascuales-Cuenca, de la Refinería del Pacífico, de la represa La Esperanza... Incluso se acordó emprender la revisión de las 43 cajas (¡43!) de documentación sobre Odebrecht remitidas por Contraloría en septiembre de 2017. En resumen: Fiscalización perdió la brújula. Quiere abarcarlo todo y en lugar de concretar, se dispersa.

En cuanto al caso original (el tema de los aportes de campaña), Diana Atamaint entregó 19 CDs con información recopilada desde el pasado 8 de mayo, cuando el Pleno del CNE “dispuso un análisis integral” y “conformó una comisión de seguimiento” que continúa trabajando. Constan ahí todos los movimientos de la cuenta de campaña de PAIS proporcionados por Banecuador, así como la información solicitada a Gustavo Baroja sobre los donantes. Se incluyó también al Movimiento Justicia Social, organización política del esposo de Pamela Martínez, Jimmy Salazar.

La presidenta del CNE detalló algunos hallazgos: ciudadanos que llegaron a donar hasta 55 mil dólares a las campañas correístas en el lapso de pocos meses pero, a la hora de pagar impuesto a la renta, no declaran ingresos. Sin embargo, Atamaint insistió en las “competencias muy restringidas” que tiene el organismo que dirige y que le impiden emprender investigaciones e imponer sanciones. La presidenta de la Comisión, Johanna Cedeño, le recordó que, según el artículo 211 del Código de la Democracia, “el CNE sí tiene la competencia de realizar exámenes y auditorías sobre el uso y el origen de los fondos de campaña”. Esas auditorías, en todo caso, debieron efectuarlas sus predecesores. Pero ninguno de ellos dio la cara para explicar por qué no lo hizo.

Finalmente, Pablo Celi aportó también con tres grandes carpetas de documentos. Una con información relacionada con el fondo partidario permanente y el fondo de promoción electoral del correísmo: pautaje, órdenes de publicidad, medios, productores, proveedores... Una segunda carpeta con documentos pertenecientes a la auditoría en marcha del propio CNE y sus mecanismos de control del gasto electoral y de los aportes de campaña. Y una tercera sobre el caso Odebrecht. “Es la vigésima ocasión -dijo, y mostró un cuadro en el que se detallan cada una de esas veinte veces- que acuda a la Asamblea para entregar información sobre el caso Odebrecht. Y recordó las 43 cajas de hace dos años, con las cuales se sacó de encima el juicio político que le querían poner los correístas. “Nunca hemos tenido una respuesta con respecto al análisis de la Asamblea sobre esa documentación”. Y es lógico: nunca se hizo ningún análisis.

Donantes de PAIS

Según Diana Atamaint:

- Iván Freire Alvarado

55.000 dólares y no pagó Impuesto a la Renta.

- Manuel Freire Alvarado

Donaciones de 27.021 dólares entre enero y junio de 2012. IR: 31 dólares.

- Mikaela Lehrer Alarcón

Donaciones de 12.000 dólares entre enero y julio de 2012. No declara IR.

- Jonathan Adam

Donaciones de 10.352 dólares entre enero y abril de 2014. No declara IR.

- Cecilia Moreira

Donaciones de 7.000 dólares en julio de 2014. No declara IR.