Actualidad

Las fiestas de octubre

Muchos son los inspirados bardos que, naciendo o no en Guayaquil, le han dedicado magníficas composiciones literarias. Los medios de comunicación colectiva gustan de recordar algunos de sus versos cuando se conmemora la fecha de fundación de la ciudad, en memoria del apóstol Santiago cada 25 de Julio. Otros en ocasión del proceso octubrino que consagró su independencia un día como el de mañana, en 1820.

Entre los más recordados están los contenidos en el poema Canto a Guayaquil, compuesto por el coronado poeta manabita José María Egas. Dice su sentida creación: Guayaquil se engalana/ con amor en sus fastos se atavía / y surge al despertar cada mañana/ radiante y soberana/ como la luz del día.

En efecto, en homenaje al 9 de Octubre, la urbe huancavilca, llena de regocijo inaugura ferias de diversa naturaleza. La de mayor relevancia es precisamente la denominada Feria de Guayaquil, con más de once mil metros cuadrados de extensión en los que se presentan 250 exhibiciones, entre las que se incluyen manifestaciones de la rica gastronomía porteña y ecuatoriana, a cargo de los propietarios de las huecas más famosas. La feria incluyen también una Zona de Chocolate, con 20 expositores. Igualmente se puede apreciar en ella la rica y variada producción de nuestros artesanos.

Por el estilo, en cada barrio de la ciudad se dan manifestaciones culturales con la participación de artistas nacionales y extranjeros, en las que suena la música típica de estas celebraciones. Destaca entre ellas una que se ha convertido en un clásico que despierta cada año mayor entusiasmo: la recepción de la Aurora Gloriosa, durante las primeras horas del día de mañana. Dicho evento ya tiene nueve ediciones en las que los guayaquileños ratifican su fe en las libertades y el progreso, tal cual sus antepasados cuando se comprometieron a luchar por ser libres en la conocida como la Fragua de Vulcano.

Mañana, el acto más importante será la sesión solemne del M. I. Concejo Municipal de Guayaquil, con la que se conmemorarán, al pie del río que vio nacer a la ciudad, 197 años de vida independiente. Asistirán a ella las más altas autoridades de la República. Antes se habrá realizado un desfile con carros alegóricos.

Justo es el júbilo. La independencia de Guayaquil fue un paso indispensable para lograr la del Ecuador.