Fidel

  Actualidad

Fidel

Dos referencias son útiles para interpretar la significación de Cuba y de Fidel en la historia moderna. Una, los versos de Neruda “...Fidel, Fidel, los pueblos te agradecen/palabras en acción y hechos que cantan/por eso desde lejos te he traído/esta copa del vino de mi Patria...”, y la segunda, una canción de Carlos Puebla en la que ensalza la necesidad de la presencia de Fidel para frenar el abuso de los poderosos, evitar que Cuba sea un garito, y terminar con la “mentirosa” democracia. Puebla remataba cada estrofa diciendo “Se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar”.

De estos dos hechos se desprende lo que sería la impronta de Cuba en lo interno y en lo internacional. La inspiración nerudiana “...Fidel, Fidel, los pueblos te agradecen...” reflejará la inmediata decisión, luego de enero del 59, de que Cuba se convierta en la fuente de procesos armados en varios países de América Latina, la mayoría con trágicos desenlaces; pero, al mismo tiempo, impulsará la figura de Fidel como un personaje de fama universal. Liderará a los países “No-alineados”, apoyará la Causa Palestina, pero también se mostrará complacido con la invasión soviética en agosto del 68, para matar el anhelo democrático de la “Primavera de Praga”. En esa línea, el cambio de su posición obedecerá al alineamiento de Cuba con la geopolítica soviética, a tal punto de no influir para que los comunistas bolivianos apoyaran al Che.

Lo del “...Comandante mandó a parar...” resume lo que sería la imposición del poder por sobre los principios, con una cantidad de hechos demostrativos. Basta aludir a la persecución de intelectuales como Heberto Padilla, Cabrera Infante, Lezama Lima, Reinaldo Arenas, Severo Sarduy entre muchos, por ser “agentes de la CIA” u homosexuales, al fusilamiento del General Arnaldo Ochoa, estratega de la liberación de las colonias africanas; y, la brutal represión de quienes defienden sus derechos humanos.

Muchos creímos en el primer Fidel y nos jugamos, muchos no han dejado de amarlo, y muchos celebraron bailando su desaparición.

colaboradores@granasa.com.ec