El feriado impone suertes distintas para dos ciudades

  Actualidad

El feriado impone suertes distintas para dos ciudades

La inseguridad ‘pone el pie’ a la llegada de turistas a los balnearios de Santa Elena. La otra cara de la moneda fue Cuenca, con una ocupación hotelera del 90 %.

2D5DE25B-EAB9-4682-BD07-693236FCB992
La policía se hizo presente en los balnearios de Santa Elena.Joffre Lino.

Por el feriado de la Independencia de Guayaquil, los balnearios peninsulares no se llenaron. La ocupación hotelera no superó el 65 % y las expectativas que se tenían por el asueto pasaron al feriado de noviembre próximo. Los eventos que se realizan por los festejos en el Puerto Principal, la crisis económica y los índices de violencia criminal que actualmente tiene el país estarían entre las causas para la disminución de visitantes.

FeRLtLJWIAMG1IN

Riesgos pide precaución a turistas, hay bandera amarilla en las playas

Leer más

Luis Tenempaguay, vicepresidente de la Cámara de Turismo de Santa Elena, aseguró que este sería el feriado con menos visitantes en las playas en lo que va de este 2022. “Los hoteles no se llenaron, tampoco los restaurantes. Esperamos que en el feriado de difuntos mejore la situación”, comentó el directivo.

El empresario estima que la inseguridad le está pasando factura al turismo en la Península. Esto porque a diario se producen robos en restaurantes y otros locales comerciales. A eso se suman las muertes al estilo sicariato que se vienen produciendo de manera permanente en esta provincia.

“La gente siente temor porque al acudir a un sitio público puede ser víctima de un asalto o lo que es peor, salir herido por alguna bala perdida en algún hecho violento de los que se producen a diario. La semana anterior se registraron ocho asaltos a locales de venta de comidas, estas son las consecuencias”, indicó Tenempaguay.

La hotelera Susana Sotomayor comentó que los turistas acuden a los sitios seguros, por eso hizo un llamado a las autoridades provinciales para que de manera urgente se ejecute un plan que pueda garantizar tranquilidad a los visitantes y residentes, “la reactivación turística se siente afectada por los índices de inseguridad. Esta es la nueva pandemia que ahora nos golpea”, refirió Sotomayor.

Otros hoteleros consultados manifestaron que este gremio es uno de los más afectados porque ahora por la inseguridad, los visitantes llegan a la playa durante el día y luego se regresan a sus lugares de origen, dijo Luis Gonzabay, administrador de un hotel en Salinas.

“El problema delincuencial es gravísimo acá, el viernes último atacaron un retén policial en Anconcito. Hasta dónde hemos llegado”, reclamó Fernando Vargas, expresidente de la Cámara de Comercio.

El gobernador Fulton Anchundia informó que durante los días de feriado se destinó personal de refuerzo policial que fue desplazado a los balnearios para seguridad de los visitantes.

La otra cara de la moneda es Cuenca. La capital azuaya es el destino preferido de los ecuatorianos. Así se refleja en las cifras de visitantes, número que en los recientes 18 meses se ha mantenido e incluso con tendencia al incremento de paseantes, así opina María Angélica León, directora de la Fundación de Turismo para Cuenca.

8064C9FD-B8BB-49D9-B92B-67567EF2FDE6
Los turistas compran artesanías en un parque de Cuenca.Jaime Marín.

Ello se debe, dice, a los emprendimientos que surgieron en las parroquias rurales de Cuenca, sumado a la inversión privada en el casco histórico de la urbe.

298200215_766543097780947_5359059509774913635_n

Operadores de turismo se empoderan con creatividad

Leer más

Hubo la inversión para la restauración de casas patrimoniales, donde se instalaron restaurantes y cafeterías, reactivando áreas que hasta hace poco estaban cerradas, convirtiéndose en una nueva propuesta para el visitante, anota León.

En la ruralidad se han abierto nuevos miradores y actividades al aire libre, que se suman al esparcimiento que la capital azuaya entrega a sus visitantes.

Se complementa con una serie de eventos artesanales, principalmente exposiciones y demostraciones de los oficios ancestrales y tradicionales, anota por su lado Fausto Ordóñez, exdirector del Centro de Interamericano de Artesanías y Artes Populares (Cidap).

Este feriado tuvo una ocupación hotelera del 90 %, previendo que se mantenga o incremente en los días de descanso venideros: Difuntos y la Independencia de Cuenca, en noviembre, a los que se sumarán la fundación de Quito y fin de año.