No existen tales “subsidios”

  Actualidad

No existen tales “subsidios”

Lenín Moreno subió los precios de las gasolinas Extra y Ecopaís. Y anuncia que a los otros tipos de gasolina también les “eliminarán los subsidios”, es decir le subirán los precios con el artificio “de nuevos ajustes presupuestarios”. El corrupto monopolio petrolero (Gobierno) disfrazado de “soberanía” está en manos de tecnócratas, burocracia dorada y vivarachos (civiles y militares) que se enriquecieron y enriquecen a costa de los consumidores.

Para no reducir sus gastos usan el eufemismo de “eliminar subsidios”. Errada política pública que distorsiona y manipula la realidad. No existen tales “subsidios”. Los “subsidios directos” son donaciones a particulares para que mejoren sus ingresos. “Subsidios indirectos” para que vendan sus productos a precios menores al equilibrio del mercado, evitar la migración campo-ciudad y estimular las exportaciones. Pero, en Ecuador no funcionan el mercado ni la economía. Se sigue atropellando al Estado de derecho, a la propiedad y a la libertad.

Pretenden que la población pague los derroches de ellos y los de la década voraz de Correa.

La gente, que produce alimentos y exporta, deberá pagar el alza de precios pues les “regularán (¿?) la eliminación del (supuesto) subsidio a los combustibles”. La burocracia “impone” tributos (impuestos) que sojuzgan a la población. Son riqueza que, previa extorsión, el pueblo transfiere al Gobierno.

Nada hacen para recuperar los miles de millones robados por Correa y su pandilla. La impunidad campea.

El gobierno debe dedicarse a gobernar y no interferir en la economía. Ecuador, paralizado por la década corrupta, no vende. Es torpeza odiar a EE. UU., nuestro mayor socio comercial (quien más nos compra). China solo nos compra puchuelas y los dólares que vende al Gobierno son a tasas de usura-chulco. Rusia apenas nos compra US$ 600 millones. De 36 países de la Unión Europea solo 13 nos compran. El banano, el camarón, las flores, el cacao, palma africana, aceites vegetales y las manufacturas siguen estancados.